Blogs de Deportes

La historia de un adiós

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1)
Loading ...

Atlanta. 2010. Cuando escribía para otro medio,  recibía incontables mensajes que me contaban como les había cambiado la vida mis escritos. Las historias de superación de algunos de mis compañeros, nuestras experiencias no solo en el campo sino en la vida cotidiana había logrado tocar a algunos, como el caso de un señor mayor que me escribió describiéndome  como uno de mis artículos le había salvado de suicidarse u otro que me hizo parte de la forma  que aplico para superar  la muerte de su padre y entendió las enseñanzas que él le había dejado, cuando leyó uno de los tantos testimonios que escribí.

Igualmente recibí múltiples llamadas, mails donde me pedían que volviera a escribir, tomé una decisión y ahora estoy escribiendo para Playboy (si leyeron bien) pero debemos reconocer que es un medio muy segmentado y ante la insistencia  de mis lectores  he vuelto a un medio mas accesible y aquí estaré en UNIVISION.COM

Yo tenía una concepción de que mi trabajo me habían generado utilidades y al mismo tiempo les había producido a otros y quizás he ejercido un impacto, pero ha resultado interesante ver que tan insignificante puede ser ese impacto. He llegado a la conclusión  que la medida por la que Dios valorará mi vida no viene en dólares, sino en los individuos cuyas vidas he tocado.

No recuerdo en este momento donde leí que una vida que no haya impactado la de otro ser, es una vida vivida en  vano. La mayoría de nosotros tendemos a pasar por alto la influencia que han logrado  tener en nuestro desarrollo la gente que ha pasado o ha sido parte de nuestro destino, ya sea en el área personal o en nuestro crecimiento como profesionales.

Pensando en mi propia experiencia y en estas palabras me decidí a tomar como pionero para mi primer articulo a uno de los maestros que nuestro deporte haya visto en toda su historia; mi entusiasmo alimentaba mi curiosidad y mis deseos de escuchar al Señor Robert Joseph Cox “El gran Bobby Cox”  me hicieron ignorar por completo el intenso calor que caracteriza a la ciudad de Atlanta en esa época del año.

Hizo su llegada como solo suelen hacerlo aquellos seres que la vida los ha distinguido con la riqueza de la sabiduría y la bendición de marcar la historia en cada paso; con un dip de tabaco en su boca, un quebrada sonrisa y la gracia de una lentitud de movimiento cual fiel testigo de sus años

Señor Cox, usted ha anunciado su retiro este año del béisbol después de tantos peldaños alcanzados y tantos más por alcanzar ¿Por qué? — Fue mi primera pregunta viéndolo tomar asiento lentamente.

B.C. Primero no me interesan mucho las metas y segundo ya tengo casi setenta años de edad,  llevo mucho tiempo en esto y para serte sincero en los últimos seis años he ido mirando las cosas año tras año y creo que de la única forma en que iba a poder hacerlo, era anunciándolo antes de la temporada, porque sino, creo que nunca lo haría, dijo en ese momento con una gran sonrisa.

He tenido la fortuna de pertenecer a Los Bravos de Atlanta por un largo tiempo, a los Azulejos de Toronto y tuve la bendición de crecer en la organización de los Yankees. Como puedes ver he tenido la suerte de estar con grandes equipos y creo que ya es hora de hacerlo.

M.B. Aunque usted ha decidido retirarse, también firmó un contrato para ser uno de los asistentes especiales del equipo, o sea que no se retira por completo del béisbol ¿Es tan difícil como dicen, alejarse por completo del deporte que ha formado parte de toda su existencia?

B.C. Claro que si, la pasión y el entusiasmo que uno siente por el juego, yo creo que  nunca se pierde ya sea como jugador, entrenador o manager. Hay personas que con el paso del tiempo sienten que se han consumido y simplemente deciden irse a casa.

Esa emoción que se siente al llegar al estadio, el ver los muchachos es quizás lo que pega mas duro y lo que mas se extraña. Se pierden muchos amigos cuando uno se retira de este negocio, uno conoce y está alrededor de mucha gente en este juego que cuando uno se aleja, por una u otra razón, ya uno no las vuelve a ver.

Ambos sonreímos por varios segundos al entender cuan ciertas eran sus palabras.

Solo tendré que aprender a hacer varios ajustes en mi vida, aunque no me alejaré del todo, aun quiero venir a los campos de entrenamiento y ver como se organiza el equipo cada año, ya que si no lo hiciera, sería algo que extrañaría demasiado.

M.B. Siempre se ha dicho que hay muchas clases de manager, los que saben o no saben del juego y aquellos que además de conocer el juego sacan lo mejor de sus jugadores. Chipper Jones dijo una vez que para él usted era la clase de manager que podía lograr que sus jugadores creyeran de una forma tal, que atravesarían corriendo una pared de concreto armado.

Por un instante su mirada fue a parar al suelo y sus ojos impacientes parecían dar testimonio de que escogía con cautela lo que pensaba responder.

B.C. Yo creo que todo aquel que firma para jugar béisbol profesional siente algo especial por este juego; aquella energía que hace que los niños salgan a  jugar bajo la lluvia, o en la nieve o lo que nos desespera cuando llega el invierno y nos hace contar cada día mientras llega la primavera. Esa pasión es la que siempre he querido que todos mis jugadores y entrenadores tengan.

M.B. ¿Es cierto aquel dicho que dice que grandes jugadores difícilmente llegan a ser buenos managers, pero que jugadores del banco casi siempre llegan a ser los mejores dirigentes ya que pasan la mayor parte de su carrera estudiando el juego desde la banca?

 B.C. Yo creo que hay mucho de verdad en ello ya que las súper estrellas muy difícilmente llegan a dirigir; quizás una de las razones es porque ganan demasiado dinero y luego no les llama la atención el ser dirigentes.

Los jugadores de la banca llegan a conocer mejor el juego porque siempre están atentos a cada jugada, están mas cerca del dirigente y deben estar pendientes de cada detalle ya que de ellos depende su participación en el juego y necesitan estar preparados para cuando se les llame a tomar acción. En pocas palabras dirigen el juego a la par con el manager, lo cual es bueno.

 M.B. Usted ha dirigido en más de tres décadas diferentes ¿Cual ha sido el cambio más grande que ha notado en este juego  a través de los años?

B.C. Han ocurrido varios cambios, el que estemos en desacuerdo o no es algo totalmente opcional; la zona de strike por ejemplo se ha disminuido de  forma alarmante afectando a los lanzadores grandemente.  Los cambios en el terreno de juego no han sido excesivos, aunque muchos de los nuevos estadios son sumamente pequeños y la pelota corre con más facilidad en varios de ellos.

Con el tiempo este juego ha  ido evolucionando como lo ha hecho el mismo mundo, el modo de transportación ha cambiado en forma satisfactoria, varias décadas atrás nuestros jugadores viajaban en tren, ahora con la tecnología muchas cosas se han vuelto muy fáciles.

En lo personal en cuanto a los jugadores yo no he visto cambio alguno.

-Próximamente habrá  más sobre lo que ha sido Bobby Cox en el diamante.

He confirmado una vez  más que uno no debe preocuparse por la  prominencia individual,  hay que preocuparse por el prójimo, hay que ayudarlos a ser mejores personas, esa regla, al final, es la que hará que nuestras vidas hayan sido un éxito.

No related posts.

Tags:

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1)
    Loading ...
Comentarios
Mostrando 1 - 2 de 2
    clondelguerrero
    6:15 pm
    November 12th, 2010

    GRACIAS POETA POR REGRESAR Y GRACIAS UNIVISION POR TENERLO CON USTEDES. UNA VEZ MAS ESTAREMOS DISFRUTANDO DE LOS BUENOS ESCRITOS DEL POETA.
    YA ESTOY ESPERANDO EL SIGUIENTE. TENGO COLECCIONADOS TODOS. UNA VEZ MAS FELICITACIONES Y LO MEJOR. PA´LANTE BATISTA.

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

    dominga01
    6:32 am
    November 29th, 2010

    tienes razon con decir que hay que preocuparse por el progimo
    Jesus dijo:amaras a tu progimo como a ti mismo
    felicidades
    miles de bendiciones

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0