Blogs de Deportes

Un deseo de Navidad

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

“La navidad es el lugar donde guardamos las memorias de nuestra inocencia” Joan Mills

Siempre he tenido como costumbre, desde que escribía para otros medios, narrarles a mis lectores anécdotas que fueran de acuerdo con las festividades que corresponden a cada etapa del año, ya que eso les puede dar una leve noción de lo que simultáneamente con ustedes, podemos vivir los jugadores, ahora que es tiempo de alegría y paz para nuestra humanidad les contare algo que sucedió hace tiempo atrás.

“Será nuestra primera navidad juntos ¿Por qué quieres que la pasemos en tu país? Le preguntó la novia del jugador de nuestra historia,  mientras decidían que hacer para esa época especial.

 “Para nosotros la navidad es algo muy diferente, no es lo mismo que para los americanos, tu tendrías que verlo para entenderlo.” Le respondió el joven sonriendo.

 “Pero si aquí todo es mas bonito, insistió ella,  las montañas se cubren de nieve, las tiendas se llenan de gente,  comprando regalos; podemos ir a visitar a mis padres y pasarla con mi familia.” Le respondió la hermosa rubia de ojos azules, abrazándole y dándole un beso en la cabeza.

Luego de varios minutos de acalorada discusión decidieron compartir la festividad; pasar la navidad con la familia de ella y la llegada del año con la familia de él en su país de origen.

 “¿Para quien son todos esos obsequios?” Le preguntó ella, al verlo llegar con varios vehículos repletos de juguetes “Son para mañana” Le dijo él sonriendo mientras le daba una de las bolsas que traía en la  mano y comenzaba a descargar.

 “Mañana es el día de los santos reyes para nosotros, quizás el día más importante para los niños de Latino América. Mañana le daremos todos esos regalos a los niños”

 “¿Cuáles niños?” Preguntó ella sorprendida.

“Ya lo veras” Le respondió el jugador mientras seguía desmontando los presentes que había traído junto con los de sus familiares.

A las cinco de la mañana del día siguiente, antes  que saliera el sol, el jugador fue a despertar a su novia y le pidió que se asomara por la ventana de la segunda planta de la casa “¡OH santo Dios ¿de donde salieron tantos niños?!” exclamó ella cubriéndose el rostro, al ver como centenares de chiquillos formaban una larga fila que le daba la vuelta a la cuadra.

“¡Vamos es hora de dar los regalos!” Le gritó el jugador mientras bajaba las escaleras a toda velocidad soltando una fuerte carcajada.

 Luego de varios minutos el jugador notó como su novia salio corriendo hacía dentro de la casa, él sorprendido le pasó el juguete que tenía en las manos a uno de sus familiares y salió detrás de ella quería saber que le había sucedido.

“¿Amor que te pasa? ¿Estás  bien? ¿Alguien te hizo algo?” le preguntó angustiado al encontrarla llorando en uno de los muebles de la sala

 “Si, estoy bien; no te preocupes.”

 “¿Por qué estás llorando?”

 “Yo me agaché a darle una muñeca a una pequeña niña”, comenzó diciéndole la gringa mientras se secaba las lágrimas.

“Ella se me acercó y me acarició el cabello y mirándome a los ojos me dijo “Eres tan bonita, ¿eres un ángel?” La joven estadounidense miró a su novio anegada en llanto y terminó diciendo:

 “Nunca en mi vida me había sucedido algo así, yo no sabía que decir”

Mi compañero se sentó a su lado y acariciándole la espalda contestó

“Para muchos países latinoamericanos, en especial para los niños no hay nada más grande que el día de los santos reyes, nosotros no celebramos tanto a Santa Claus como ustedes, quizás por nuestra influencia católica.

Muchos de esos niños pasan el año entero esperando este día y no te imaginas la cantidad  de  padres que a veces no tienen para cómprales juguetes.”

La hermosa rubia de ojos azules se puso de pie y caminando hacia la ventana miró a la multitud y notó como muchos de esos niños se alejaban abrazando los obsequios que recibían y dándose la vuelta le preguntó “¿Qué te inspira hacer eso con estos niños?”

 “Yo al igual que ellos, una vez fui muy pobre, desde muy pequeño aprendí que Santa y los reyes magos no eran más que una leyenda la cual siempre deseé que fuera real. Eternamente anhelaba que un día de reyes, al despertarme, encontrara a alguien regalando juguetes a todos los niños del barrio como cuenta la historia, que todos los niños nos reuniéramos en el parque a mostrar nuestros juguetes y divertirnos todo el día.”

La estrella de  Ligas Mayores se acercó a la ventana y mirando los niños terminó diciendo “Eso es algo que siempre quise ver”.

Como pueden notar, para muchos de nosotros la navidad no ha perdido su majestuosidad, glamour y encanto; sin importar si ya hemos crecido o que tan grandes seamos o si somos parte del gran mundo de Grandes Ligas; lo importante lo resumo citando la frase  de Charlotte Carpenter

“Recuerda, Si la navidad no la encuentras en tu corazón, no la encontrarás bajo el árbol.

No related posts.

Tags: , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios