Blogs de Deportes

Lance Armstrong, el falsificador de ilusiones

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

La confesión de Lance Armstrong llega algo tarde. Después de muchos años diciéndose inocente, recriminando a otros ciclistas acusados de dopaje y jurando por todos los medios su inocencia, ahora nos dice que sí se dopó conscientemente.

Ahora la mentira es doble. Mintió para convertirse en un mito del ciclismo, en un ejemplo de superación y lucha, un ícono de la historia del deporte, y mintió en peor grado cuando puso todos los medios que estaban a su alcance para tratar de hacernos creer que era inocente.

El dopaje parece ser algo normal en el deporte de hoy en día, pero en el caso de Arsmtrong luce más grave. Primero por lo que él representó en su momento para el deporte y segundo por todo el dinero que hizo bajo el disfraz de una mentira.

Nada peor para  que ver a un ídolo derrumbado por un hecho inmoral. Armstrong nos hizo creer que de ser un don nadie en el mundo del cilcismo logró llegar a ser el más grande pedalista de todos los tiempos luego de superar un cáncer que habría acabado con la carrera de cualquiera. Y todo gracias a su esfuerzo, sacrificio y dedicación. Todo un ejemplo de cómo el ser humano puede superar límites.

Cuando se demostró su culpabilidad descubrimos que superarse no es tan fácil. Parece que de pronto la única forma de lograr algo grande es con trampa. No importa el esfuerzo, sino llegra primero a la meta aunque sea burlándose de todo el mundo. Triste ejemplo para todos.

Después viene la parte económica. Durante años Lance Armstrong se lucró con millonarios contratos de patrocionio conseguidos gracias a sus proezas deportivas, cobró los premios de sus competencias ganadas y fue invitado a decenas de eventos para enseñarnos con su ejemplo.

Podríamos decir que el dinero de los patrocinios está compensado. Armstrong ganó dinero y las marcas que lo patrocinaron también. Pero los premios deportivos no fueron ganados en buena lid. Y todos aquellos que le pagaron por presentarse o pedalear para demostrar sus cualidades pagaron por un héroe real, no por un falsificador de ilusiones.

¿Devolverá Armstrong ese dinero? ¿Podrá alguién devolvernos la confianza en los deportistas? ¿Podremos creer de nuevo en los ídolos?

No related posts.

Tags: , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios
Mostrando 1 - 2 de 2