La patadita de Evo no fue sancionada

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1)
Loading ...

Si algo caracteriza al presidente de Bolivia, Evo Morales, es la pasión que siente por el fútbol, no pierde oportunidad para ´calzarse´ los cortos y meterse en una cancha a intentar revivir un pasado que nunca fue, el de haber sido futbolista.

No es el único, muchos hombres deambulan por el mundo con esa frustración encima, no haber podido ser un jugador de ´primera´, pero muchos tampoco han llegado a ser presidente de un país y además en sus vidas han recibido muchas tarjetas rojas.

Lo que Morales recibió fue una dura falta por parte de Daniel Gustavo Cartagena, defensor del equipo de la Alcaldía de La Paz, que está en poder del opositor Movimiento Sin Miedo (MSM), hasta el año pasado aliado del presidente boliviano.

Morales reaccionó a la fuerte falta con un rodillazo en los genitales que logró tumbar a su oponente, según las imágenes divulgadas profusamente por los canales de televisión y los videos del planeta.

Sin embargo a Evo no le mostraron tarjeta roja, aunque eso no debe sorprender, en un partido de la Copa Sudamericana entre Oriente Petrolero y Deportes Tolima, al jugador Francisco Arguello de Oriente Petrolero le quebraron la tibia y el peroné y el árbitro venezolano Juan Soto, que estaba al lado apenas le sacó tarjeta amarilla al defensor Jhon Hurtado que provocó la grave lesión.

Lo cierto es que el partido del ´presi´terminó 4-4 y Evo, debido a la lesión quedó magullado y obligado a guardar reposo.

Imagino que no es fácil ser presidente de un país, las obligaciones implican un constante tira y afloje en la relación con los opositores y con el pueblo que en definitiva lanza el veredicto final.

Imagino que tampoco debe ser fácil aguantarse a la oposición en un partido de fútbol donde la sangre está en constante ebullición, también imagino que haber deseado ser en la vida una cosa y terminar siendo otra es una daga que muchos llevamos clavada en el espíritu y que a veces nos saca a relucir cierta frustración.

También imagino que un mandatario, por más humilde y popular que sea debe tomar la actividad deportiva en pos de su salud física y mental, si la cosa pasa por meter patadas por las razones que sean y con las cámaras por delante, ahí la historia toma otro vuelco y alcanza un carácter revanchista y polémico que sin duda es innecesario.

Convengamos que un presidente es presidente aquí, en la China y en Japón, a no negarlo. En consecuencia Evo Morales siguió jugando y por supuesto la tarjeta roja no apareció, así no vale, a pesar de la democracia hubo favoritismo árbitro.

No related posts.

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1)
    Loading ...
Comentarios