Consecuencias del exceso de fútbol

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

La realidad habla claro; Sin enfatizar con Cesc Fábregas y Fernando Torres, hacemos hincapié en Sergio Ramos, Raúl Albiol, Carles Puyol, Gerard Piqué, Xavi Hernández, David Villa, Jesús Navas, algunos de los internacionales españoles que lograron la gloria de ser campeones mundiales en Sudáfrica este pasado julio y que apenas dos meses más tarde están pagando el esfuerzo del trajín, no sólo físico, a que somete una competición de altísima demanda como ésta.

Nos centramos en jugadores españoles solamente, pero, si debemos analizar a los internacionales que compiten el la Liga BBVA también tendríamos que acotar una lista significativa de futbolistas que se desempeñan en nuestro medio y que son figuras de consideración para el éxito de sus equipos.

Diego Forlán, el uruguayo del Atlético de Madrid, declarado mejor jugador de la última justa mundial, es la muestra, por poner sólo una, que recalca y reseña los problemas que su “descompresión post desafío” le traen a él y a la institución del Manzanares.

La alta competencia, la extrema ansiedad que origina irremediablemente el acceso a los tramos finales de un torneo con la jerarquía de una Copa del Mundo, trae aparejado un desgaste emocional que atañe a lo físico y mental de una manera lógica, que tarde o temprano afecta el rendimiento de un atleta, como en este caso, en el que Forlán ha estado sometido a las máximas presiones deportivas en un corto espacio de tiempo sin el descanso lógico y apropiado.

El sistema biológico de estos futbolistas que accedieron a las semifinales del campeonato del mundo, sobretodo, no ha tenido el espacio de transición adecuado para que su rendimiento pueda volver inmediatamente a ser lo rentable que fueron dos meses atrás… La incentivación de participar en el torneo mundial los encuadró en una categoría de rendimiento que hoy no pueden, no es que no quieran, alcanzar, porque, lisa y llanamente, Supermán es sólo un héroe de la ficción.

Los casos citados, más los otros afectados que no ejemplificamos aquí, no han tenido el tiempo mental y físico, en ese estricto orden, de aclimatarse a una nueva etapa de competición, algo que no había pasado tan marcadamente con anterioridad, porque las exigencias han ido cambiando proporcionalmente al desarrollo del negocio que el fútbol exige “mandatoriamente” hoy en día.

Decía una canción de Serrat “Caminante, se hace camino al andar”; dice la urgencia de la ley del fútbol contemporáneo “Futbolista, se hace dinero al jugar”… Caminos de distintos significados, y en ello se debaten estos “gladiadores” no exentos de culpa.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

No related posts.

Tags: , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios