Más allá de la Corrupción

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1)
Loading ...

Justo cuando la atención máxima centraba los focos del mundo del balompié rumbo a la noche del Camp Nou, la prensa internacional se hacía eco de algo que tarde o temprano volvería a aparecer sobre el tapete del ambiente del fútbol; justo y paralelamente además, cuando WikiLeaks, tras todo un destape político y acusatorio que es noticia de cuanto medio se precie de honestidad informativa, amenaza, obliga y presiona desde sus investigaciones… Incluso, y no es utópico pensarlo, y desearlo, dentro del fútbol.

Los medios Tages-Anzeiger suizo, el germano Sueddeutsche Zeitung y la BBC británica acaban así denunciando que el paraguayo Nicolás Leoz, el brasileño Ricardo Teixeira, yerno de Joao Havelange, y el camerunés Issa Hayatou, incluyendo además al trinitario Jack Warner, todos ellos miembros del comité ejecutivo de FIFA, y en posición por ende de ejercer su voto para elegir este 2 de diciembre las sedes de los mundiales de fútbol del 2018 y 2022, estarían vinculados al recibo de sobornos… Es decir, recibir dinero mal habido, aprovechando sus puestos dentro del máximo estamento que rige el fútbol mundial, a favor de sus propios bolsillos.

Supuestamente, y con pruebas fehacientes, los “diligentes” arriba mencionados recibieron dinero de la ex agencia responsable del mercadeo del fútbol mundial, la International Sports and Leisure (ISL), entre los años 1988 y 1999, justamente cuando Havelange regenteaba la FIFA a su propia “imagen y semejanza”… Imagen, por la que le daba su exposición en tan alto cargo comparable a la de un Jefe de Estado y Semejanza, calculo yo, por los herederos que dejaba al mando de la Federación Internacional del Fútbol Asociado tras permanecer 24 años en el poder.

Altos ejecutivos de la empresa ISL, aseguraron en su momento que los pagos secretos a dichos directivos, se hicieron a través de cuentas en el paraíso fiscal de Liechtenstein, territorio que “legalizaba” bajo la ley suiza tales “operaciones” que eran ilegales en casi todo el resto del mundo, y que estos emolumentos fueron esenciales para asegurar contratos de derechos deportivos y de mercadeo que hoy, en lugar de ISL, maneja la empresa Infront Sports & Media, con sede en Zug, Suiza, y propiedad de Philippe Blatter, sobrino del actual presidente de la FIFA.

Sin embargo, y para sintetizar, nos remitimos a lo ya públicamente conocido, mencionando, “señalando” debería decir con mayor propiedad, a Ricardo Teixeira, el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, cuya sede albergará el próximo mundial del 2014, quien cobró 9,5 millones de dólares; al Dr. Nicolás Leoz quien se adueñó presuntamente de 600.000 dólares, a Issa Hayatou, miembro además del Comité Olímpico Internacional (COI), quien hizo lo propio con una cifra menor a la que el presidente de la Conmebol usufructuó de la “caja grande”… A Jack Warner… A Reynald Temarii… A Amos Adamu…

Eso sí, la calderilla de la “caja chica” quedó para los banquetes donde se debía programar la “estrategia” a implementar; porque seguramente y como muy buenos estadistas, algún orden deben haber respetado para “perpetrar” la idea maquiavélica de Jean-Marie Faustin Goedefroid de Havelange.

Mañana en Zurich, que al menos el fútbol les encuentre confesados.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

Related posts:

  1. Sospechosamente Ibérico

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1)
    Loading ...
Comentarios