Cuando con el fútbol no se vive

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1)
Loading ...

En España, se ha arribado a una etapa en que el hastío parece haberse apoderado de todos, de los técnicos, los jugadores, los árbitros, dirigentes y, más que nadie, del público.

Quizás la diferencia de 10 puntos que el líder, el Real Madrid, le saca al segundo, el FC Barcelona, signifique esa pérdida aparente de interés que el aficionado muestra sobre casi todo lo que tenga que ver con fútbol estos días por estos lares.

La apatía que se apodera de los dos equipos mencionados, provoca contagiosamente, en una de esas, el desinterés de los que vienen por detrás, y a partir de allí, no existe esa alegría a la que el fútbol nos tiene acostumbrados en los campos de fútbol y la gente tome una lógica y prudencial distancia.

La prueba más fehaciente de esto, es la del pasado fin de semana, en la que ni siquiera los seguidores del puntero se dignaron a acudir en gran número al estadio de Vallecas, donde el Rayo Vallecano jugaba con el equipo de José Mourinho, punto sobre el cual el mismo técnico portugués hizo hincapié para criticar el deficiente apoyo que sintió el conjunto de Chamartín por parte de su gente, a pesar de ir liderando sobradamente la Liga BBVA.

Desde la acera opuesta, Josep Guardiola también aporta lo suyo para tal causa con declaraciones que ‘regalan’ el torneo local a su más acérrimo adversario y le quitan importancia a una liga que hasta no hace mucho era la mejor del mundo.

Pero, debo preguntarme si las verdaderas razones son las que uno supuestamente debe mencionar estando ‘impregnado’ de un balón por los alrededores de este país, o debería mejor tomar un palmo de distancia y ver en perspectiva que los problemas que aquejan al aficionado en estos tiempos, van más allá de la diversión que aporta el fútbol en sí.

A lo mejor, pensándolo bien, esa ‘angustia’ que en otras épocas era calmada con el recurso de un ‘pan y circo’ más accesible al bolsillo del común de la gente, hoy ya no sea tan eficaz a la hora de tratar de implementarlo con precios exorbitantes para ver a sus equipos, porque esa ‘inversión’ ya no supera en la gente la inconsciencia de gastar un dinero con el que una familia puede comer de un partido a otro.

Claro que visto esto desde la holgada posición económica de quien gana alrededor de 10 millones de euros al año, el hecho de pagar una ‘simple entrada’ que roza los 100 euros para ver a su equipo favorito, es comprensible que no tenga tanta importancia.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. De fútbol y de crisis también se vive en España
  2. Real Madrid, si no ahora, ¿Cuándo?
  3. Cuando el perdón se transforma en castigo
  4. Cada vez se habla menos de Fútbol
  5. ¿Hasta dónde puede llegar la irreverencia en el Fútbol?

Tags: , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1)
    Loading ...
Comentarios