La ‘Vinotinto’ vende su alma

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

La Federación de Fútbol de Venezuela ha decidido romper unilateralmente el contrato que la unía a la empresa que la acompañó desde el principio en el levantamiento de la imagen del fútol venezolano.

Durante muchos años, décadas, el fútbol venezolano estuvo huérfano de apoyo económico. Para ninguna empresa era negocio invertir en el balompié local y nadie quiso tomar riesgos. Cuando empezaron los pequeños éxitos la cervecera Polar firmó un acuerdo de patrocinio con la ‘Vinotinto’, en lo que parecía una apuesta con futuro, pero que en ese momento no dejaba de tener riesgos.

Ahora, de un plumazo, el presidente de la Federación de Fútbol de Venezuela, Rafael Esquivel, ha decidido acabar con esa relación y firmar con la todo poderosa estatal petrolera venezolana PDVSA. En estos tiempos en los que la fidelidad no vale mucho puede que no parezca malo romper con un viejo compromiso, y si el fútbol venezolano encuentra un socio que pague más no hay nada que criticar, a no ser que exista un documento contractual que lo prohiba.

El problema es que seguramente el dinero que la Federación Venezolana de Fútbol va recibir de PDVSA va a tener un alto costo. A cambio deberá ofrecer su alma.

PDVSA, aunque venida a menos, es una empresa muy poderosa gracias a los elevados precios del petróleo, y mucho más en un país en el que cada vez se produce menos. El gobierno de Hugo Chávez ha utilizado ese inmenso chorro de dinero proveniente del crudo para financiar su proyecto político y comprar simpatías alrededor del mundo entero.

Las inmensas ganacias de la empresa estatal petrolera la ha servido a Chávez para repatir dinero sin ningún control entre sus seguidores a través de las llamadas misiones sociales y para ganarse alabanzas de algunas figuras públicas. A cambio de un millonario cheque, por ejemplo, Oliver Stone produjo un documental lleno de loas a Chávez. Ya en el campo deportivo, la bella piloto venezolana Milka Duno ha podido correr en la fórmula INDI de Estados Unidos gracias al dinero que le ha dado PDVSA, al igual que lo hace ahora el piloto de Williams Pastor Maldonado en la fórmula I. A cambio ellos han tenido que tomarse fotos sonrientes con Chávez y decir unas breves palabras resaltando las bondades de su gobierno. Probablemente no estén traicionando su creecias al apoyar a Chávez, pero lo expresan públicamente con el cheque en la mano.

La Vinotinto ha sido un símbolo de unión en un país dividido. Hoy toda Venezuela apoya incondicionalmente a su selección de fútbol gracias a sus éxitos, pero eso solo ha sido posible gracias a que la selección ha mantenido su independencia política.

Seguramente los jugadores de Venezuela tengan opiniones política enfrentadas. Unos apoyarán a Chávez y otros lo adversarán. Pero a diferencia de lo que ocurre en el resto del país eso no ha sido inconveniente para que trabajen juntos en busca de un mismo objetivo: mejorar y hacer trascender el fútbol venezolano. Ninguno ha hecho pública sus preferencias políticas.

Muchos sospechan sin fundamento que el director técnico César Farías simpatiza con Chávez, pero él rehuye el tema. Cuando la Vinotinto regresó a Venezuela tras una exitosa Copa América en el 2011, Farías tuvo el acierto de aclarar que la Selección de Fútbol era de todos los venezolanos, para evitar las confusiones que se crearon debido a una gran caravana en la que el gobierno de Chávez trató de ‘apropiarse’ de la Vinotinto.

El problema de que el señor Rafael Esquivel le haya entregado la Selección a PDVSA es que a partir de ahora los éxitos de la selección serán explotados por el gobierno en beneficio propio. A partir de ahí al menos la mitad de los venezolanos se dejarán de sentir identificados con su Vinotinto.

Será triste ver que muchos venezolanos se alegrarán cuando pierda su selección, al igual que se alegraron cuando Pastor Maldonado se estrelló contra un muro tratando de dar caza a Fernado Alonso. Tan triste como será escuchar a Hugo Chávez decir la Vinotinto triunfa gracias a su revolución.

Lo que la Federación de Fútbol de Venezuela ha vendido realmente son los colores de su equipo, que ahora corren el riesgo de no ser más los colores de todo un país.

Related posts:

  1. ¿Por qué atacan a ‘Memo’ Ochoa?
  2. El Corazón y el Alma
  3. ¿Por qué pide respeto para Venezuela César Farías?
  4. La Imagología es la que vende

Tags: , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios
Mostrando 1 - 2 de 2