La definición marca la diferencia

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

En Pamplona, una máquina blanca apabullaba a goles al Osasuna. Sin generar el juego ofensivo a base de tanta posesión, el Real Madrid se adueñaba de un partido difícil que transformó rápidamente en fácil, accesible y cuesta abajo en pocos minutos; Sus tres hombres de ataque volvieron a dar la talla de jugadores letales, asertivos y poseedores de una definición apabullante, propia de un tridente que dilapida a las defensas rivales sin el más mínimo resquemor, sin mostrar pena, sino muy por el contrario, avasallando de tal manera a sus adversarios que a quien tiene un corazón benévolo le causa lástima ver como sufren esos equipos a los que destroza física, anímica y futbolísticamente el conjunto de José Mourinho, como si aniquilarles con urgencia significara hacerles un favor para sentenciar la afrenta lo más rápido posible, sin detenerse a valorar el dolor ajeno y pasar página hasta el encuentro que viene.

En Barcelona, acto seguido, el conjunto de Josep Guardiola le ganaba ‘ajustadamente’ al Athletic de Bilbao. Los blaugrana, demostrando una vez más ser siempre la antítesis del Madrid, con la posesión del balón como su arma más valiosa y encomendándose a respetar tal norma como si le fuese la vida en el respeto de dicha premisa, alarga la vida del oponente hasta el infinito y asume el riesgo que ello conlleva. Ante el once de Marcelo Bielsa, el Barça volvió a recrearse en los altos porcentajes de control de la pelota y por ende, del juego, sin apostar a la definición como objetivo final por ser el dueño del balón y transformar en el resultado la abrumadora ventaja de dominador que esto le otorgaba, sin aprovechar tal dominio y terminar basando su triunfo en un gran trabajo defensivo sobre los cansados leones de Bilbao, por más que su entrenador asevere gentilmente lo contrario y pretenda no excusarse en ello.

El Real Madrid asume que debe sentenciar al rival con la mayor cantidad de goles toda vez que pueda, y por contrapartida, el FC Barcelona nos da a entender que la diferencia en el fútbol la marca la mayor cantidad de tiempo que un equipo está con el balón en su poder.

Desde ambas premisas, uno es categórico y el otro plenamente lúdico; uno sale a dilapidar al que le toca en desgracia estar enfrente, y el otro, en búsqueda del espectáculo con la sana anuencia del adversario en suerte, sin tener en cuenta que desde siempre, en el fútbol, el vencedor ha sido quien más goles consigue en la portería rival.

Así comprendido este deporte, quien más claro parece tener los conceptos de un campeón con mayor cantidad de goles y puntos para comandar la tabla de posiciones, es sin duda, por ahora, el equipo de José Mourinho.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. Madrid-Barça y la diferencia hoy
  2. Una muy mala noticia para José Mourinho
  3. Detrás del éxito y del fracaso
  4. La triste previa del último Barça-Madrid de la temporada
  5. La última Revolución

Tags: , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios