Sin el miedo de otros

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

El Bayern Múnich tiene su historia llena de grandeza futbolística internacional, basada en ella, y a pesar de estar consciente de los tiempos que corren, no reparó en el poder de este Real Madrid de José Mourinho y le enfrentó como a cualquier otro equipo del mundo.

El equipo bávaro de Jupp Heynckes, hizo un planteo de juego tal cual estuviese midiéndose con un conjunto normal, humano, accesible, sin pensar, como hacen la gran mayoría de los clubes de la liga española a los que enfrenta el Madrid, en la avasalladora categoría goleadora del once blanco; por más que Diego Pablo Simeone reniegue de ello en referencia al pobre partido que enfrentaron días atrás al actual líder del torneo español y buscando salvar a sus jugadores del pánico escénico de los rojiblancos en aquella ocasión.

Así diagramado el encuentro de ida de semifinales de la Champions League en el Allianz Arena de Múnich, el Bayern salió a aprovechar las falencias estratégicas en que suele incurrir el Real Madrid cuando al técnico portugués se le ocurre especular futbolísticamente, porque cree conveniente ser más rácano que cauto jugando de visitante, lo cual no es entendible si analizamos el potencial ofensivo de su equipo que, en encuentros como este, juega con el freno de mano puesto y extrañando ese eje profundo y letal que tanto domina.

La lectura del planteo que Mourinho hace de este tipo de partidos, condiciona desde el vestuario mismo a sus propios jugadores, como ayer en la capital bávara, donde sólo la certeza casi absoluta del éxito en la concreción, hacía que el Madrid atacara con juego abierto y hombres en cantidad proporcional a los alemanes que defendían; Es verdad que el conjunto de Heynckes tiene un sólido bloque de volantes y una defensa bien equilibrada, con dos futbolistas de gran velocidad y sorpresa en la búsqueda del gol, del contraataque, como son Ribèry y Robben, y con un ariete en punta de preocupación para Iker Casillas y los dos centrales, pero, también es cierto que la potencia y pegada del equipo de Chamartín, necesita de la cercanía a la portería rival para marcar las diferencias a que nos tiene acostumbrados en la mayoría de sus compromisos.

El Santiago Bernabéu, ahora sí, deberá decidir no sólo el acceso a la final del máximo torneo europeo, sino y además, la continuidad de un sistema que parece no gustar apropiadamente al paladar negro con que se ha ‘mal acostumbrado’ a través de la historia al aficionado merengue, y menos aún cuando en su formación titular se siga insistiendo con Fabio Coentrao y Sami Khedira.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. Los “Unos” contra los “Otros”
  2. La Conjura y la Incertidumbre
  3. Un Real Madrid adulto sin Cristiano Ronaldo

Tags: , , , , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios