11 de Febrero del 2012

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Sólo voy a remitirme a un artículo que escribí el día 11 de febrero del 2012… Aquel post contaba lo que claramente casi 3 meses más tarde sucedería inexorablemente, producto de lo que en síntesis reza la nota a continuación y que se tituló ‘Lo de este Barça no es nada nuevo‘… y que conste que no va con el mensaje de, se los dije!, sólo es, básicamente, para ahorrarme insistir en  lo mismo… Aquí se las dejo:

Habría que remitirse a muchos artículos atrás, desde finales del 2011 más precisamente, para repasar la lectura de los mismos y reafirmar aquel especial hincapié que hacíamos sobre este juego tan ‘desangelado’ que a esta altura del torneo, y de la temporada, nos muestra el equipo de Josep Guardiola.

Las explicaciones tienen que ver con muchas condicionantes que han ido mermando la base de su potencial futbolístico, a las cuales se han sumado el bajo rendimiento de muchas de sus figuras, la falta de espíritu de conjunto aguerrido y sin lo que necesariamente ‘hay que tener’ para superar gestas difíciles.

La falta de posesión de balón es la razón principal del ‘desconocido’ juego que practican los blaugrana, a esa ausencia de control de la pelota se le suman todos los otros condicionantes que hacen de este Barcelona, un equipo ramplón y abordable. Sin el balón, el Barça es un equipo timorato, sin confianza en sí mismo y dubitativo de su consabido potencial.

Allí nace todo, absolutamente todo; fundamentalmente aparecen la parsimonia y los viejos complejos del mejor jugador de fútbol del mundo que ve ‘pisoteado’ partido a partido su reconocido palmarés, y con ello, por más que no se lo quiera reconocer vestuario afuera, lo reciente el grupo.

Producto de su mermada plantilla, se suma la racionalización de jugadores claves como Xavi Hernández y Carles Puyol; de la ‘extraña’ serie de lesiones de aquellos imprescindibles en el once titular, como son Andrés Iniesta, Sergi Busquets, Pedro Rodríguez y Alexis Sánchez, deviene la falta de espíritu, de garra y pundonor de equipo grande.

El resto, es sólo puro efecto dominó; los chicos no ganan campeonatos, sólo algunos partidos; Víctor Valdés entra en la hecatombe de los errores continuos sin tener claro el esquema correcto de juego a interpretar, como aquella noche frente al Real Madrid, y como esta noche ante el Osasuna en el tercer gol navarro; Dani Alves se descubre como un callejón libre de invitación al ataque rival; Gerard Piqué acentúa su llamativa lentitud, muy lejos de aquel bastión defensivo de temporadas pasadas que olvidó en Sudáfrica; Cesc Fábregas se debate entre la lateralización catalana y la profundidad inglesa; sólo Eric Abidal, Javier Mascherano y Puyol cumplen dentro del desconcierto defensivo culé a base de un esfuerzo físico envidiable, sólo eso.

Así, y ahora, es cuando se debe entender que el privilegio de superar los malos momentos sólo se reserva para los equipos de reconocida ‘capacidad’ de recuperación, por no llamarle coloquialmente como correspondería.

En síntesis, si en aquellos artículos anteriores solamente insinuaba la posibilidad de que el FC Barcelona podía perder la Liga, hoy, atrevidamente y sustentado en mis creencias y forma de entender este juego, afirmo que el conjunto de Guardiola ha perdido la Liga española, inclusive, con riesgo también de sucumbir en Copa del Rey y Champions League.

Y no nos engañemos con la retórica del juego preciosista que en ocasiones no tiene validez alguna, porque cuando hay que ‘poner’, este Barcelona ‘pone’ muy poco, sólo lo necesario, que ya no alcanza.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

 

Related posts:

  1. Dos mexicanos en la Libertadores 2012

Tags: ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios