Lo dijo Dante

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Dante estaba detrás mío, los nervios no le llegaban a incomodar, probablemente porque no era un aficionado rabioso del Real Madrid, y porque sólo le gusta el fútbol que practica como amateur con la empresa en la que trabaja sin sufrir la angustia que los madrileños demostraron ante el Bayern Múnich germano; junto a él, se sentaban al que apodaban ‘Pollo’ y el otro, al que llamaban Tito.

Ninguno de ellos se desesperó, ni gesticuló cuando llegó el turno de Sergio Ramos en la fatídica tanda de penales, sólo Dante, que tranquilamente dijo, ‘la manda aquí’, es decir, a lo alto de la tribuna; dicho y hecho, el balón llegaba allí de inmediato.

Acto seguido, el alemán Schwensteiger transformaría su disparo sin dar respiro al desconcierto de Iker Casillas, y un mar de camisetas rojas surcaban el gramado del Santiago Bernabéu en búsqueda del festejo soñado por los de Jupp Heynckes, tras un inicio demoledor del conjunto de José Mourinho, que presagiaba una victoria blanca de magnitud.

Sin embargo, el fútbol volvió a demostrarnos que es el deporte más relativo del mundo, que nada se puede asegurar sino hasta el final de los partidos, que nada se puede dar por acabado hasta que ya el balón no rueda más tras el silbatazo final.

La sorpresa planetaria estallaba así con rotundo e inesperado final; ayer, para quienes ven el fútbol en una sola dimensión, el Barcelona quedaba apeado injustamente por el Chelsea de la final de Múnich, y hoy ocurría lo mismo con el Real Madrid a manos de los bávaros, fracasando ambos en unas semifinales de Champions League que se recordarán por algunos años.

Las explicaciones de esta final en el Allianz Arena sin los dos mejores equipos del mundo podrían ser cuantiosas, desde lo estrictamente futbolístico hasta lo ceremoniosamente espiritual; desde los planteos tácticos al desgastante forcejeo verbal; desde los cruces estratégicos a las confrontaciones mediáticas; y más que nada, a esa encarnizada lucha que sostuvieron en el torneo local por ser el mejor.

Lo cierto, es que cuando dejaron el estadio del Paseo de la Castellana, muchos seguidores hubiesen preferido sumarse al ‘partidillo’ de la liga empresarial donde juegan Dante, el Pollo y Tito este próximo fin de semana, olvidándose de todo lo demás, absolutamente de todo.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. Sin el miedo de otros
  2. Los 101 goles y Cruella de Vil
  3. Un Real Madrid adulto sin Cristiano Ronaldo
  4. Denominador común para el Barça y el Madrid
  5. El ‘twitter’ de Eladio Paramés

Tags: , , , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios