El cerebro, y el alma, de Alfons Godall

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Cuando la gloria futbolística le sonríe a España tras la reciente obtención de su tercer título de Campeón consecutivo en igual número de grandes justas, dos Eurocopas y un Campeonato Mundial, y todo hace pensar que el fútbol está de parabienes con un equipo de éxitos consumados, viene y aparece en el contexto futbolístico un tal Alfons Godall.

El que supiese ser vicepresidente del FC Barcelona en la época en que ejerció de máximo mandatario de la institución catalana Joan Laporta, ha dado la pauta del coeficiente intelectual del que se precia, demostrando con unas declaraciones totalmente fuera de lugar, la incapacidad que alberga en su persona para presentarse a elecciones en la entidad culé si el mencionado Laporta se postula como candidato a presidente blaugrana, tal cual hace un tiempo lo viene prometiendo el antiguo mandamás.

El hecho de haber publicado en su cuenta de Twitter y en catalán ‘L’estil i els jugadors apàtrides i mercenaris del Barça faran guanyar Espanya. Ens fotrem! La culpa és nostre per no tenir un Estat propi!’… y que significando en castellano ‘El estilo y los jugadores apátridas y mercenarios del Barça harán ganar a España. ¡Nos joderemos! La culpa es nuestra por no tener un Estado propio!’, deja a las claras la clase de personas que, en ocasiones, tratan de imponer sus macabras ideas desde el poder que el fútbol otorga a esta rara especie de directivos de dudosa decencia del alma.

Sólo esto se necesita en un país ‘jaqueado’ por el gobierno y las circunstancias, donde todo aumenta, menos los salarios, y donde, como si la desgracia de la crisis por la que atraviesa fuese poco, hay que soportar el divisionismo regional que de pésimas y bajísimas maneras apoya el Señor Godall.

Se puede entender, en el análisis de los hechos históricos, las penurias por las que mucha gente inocente atravesó en el pasado, pero, lo que no se puede aceptar, ni siquiera para el estudio de la situación presente, es la actitud orquestada que sujetos como el ex vicepresidente del Barcelona saca a colación en sus alterados conceptos cívicos para desestabilizar desde una enfermedad crónica de mucho cuidado.

Lo malo de todo esto no es sólo lo que haya expuesto Alfons Godall, sino que a renglón seguido, el FC Barcelona, con ocho internacionales en la, probablemente, mejor Selección Nacional de todos los tiempos, no haya expresado su aborrecimiento al testimonio de un hombre que, en cierto modo, continúa perteneciendo al club catalán.

Sandro Rosell, como presidente actual de la institución azulgrana, debería dar un paso al frente y rectificar lo manifestado, ‘desmarcándose’ como entidad de la barbarie a la que conducen las palabras del mencionado Godall, o de lo contrario, ratificar su ladino mensaje y de esa manera dejarnos saber a qué atenernos en los penosos tiempos por venir.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. El Corazón y el Alma
  2. La ‘Vinotinto’ vende su alma

Tags: , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios