Las pautas del Madrid y el Barça

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

El primer partido amistoso de pretemporada del Real Madrid y el FC Barcelona, no ha hecho otra cosa que confirmar la línea de continuismo futbolístico de ambas entidades; el conjunto de José Mourinho venciendo categóricamente al Oviedo de la Segunda División española por 5-1, y el equipo de Francesc ‘Tito’ Vilanova con un claro 2-1 sobre el Hamburgo de la Bundesliga alemana, han dejado claramente expresada las ideas primarias de sus técnicos.

El que mayor consideración lleva implícita es el Madrid, puesto que la gran mayoría del equipo que jugó frente al conjunto asturiano en el Estadio Carlos Tartiere, eran elementos del Real Madrid Castilla, con una plantilla de jóvenes recién ascendidos a la Liga de plata del fútbol español y que han tenido, por lo visto en Oviedo, un proceso de adaptación de muy buena respuesta al esquema del entrenador portugués, que ha logrado en un corto período de tiempo cambiar la dinámica del pensamiento, el juego y la concienciación de un grupo que no hace mucho, jugaba un fútbol diferente al del primer equipo.

José Mourinho, ha demostrado una vez más ayer, que con trabajo y persistencia la identificación con un sistema de juego es factible, amén de entender los juveniles blancos que otra alternativa les alejaría de los planes que el estratega luso mantiene para la entidad de Chamartín.

Ante el Oviedo, el Real Madrid jugó como pretende Mou; las pautas se vieron en cada pasaje del juego y los movimientos no fueron distintos, con nueva gente, a los vistos durante estas últimas 2 temporadas con el primer equipo.

La verticalidad hacía la portería rival como objetivo primordial, se vio a lo largo del encuentro; desde la posición del mismo Antonio Adán, suplente de Casillas, pasando por el mediocampo comandado por Esteban Granero y hasta la línea ofensiva, donde el centrodelantero Álvaro Morata hacía de lanzador para compañeros de segunda línea de ataque.

El Barça de Tito Vilanova, por su lado, volvió a repetir en Hamburgo su partitura de lateralización, control del espacio y salida con balón dominado; Oier Olazábal, portero del filial, quien entró en reemplazo de José Manuel Pinto en la segunda parte buscó salir siempre en corto, sin perder la posesión y cediendo juego para un mediocampo que atesoraba, de igual modo, la idea que persigue fielmente la institución catalana desde hace mucho tiempo, un sistema que también sus hombres de avanzada entienden a la perfección y que no ha alterado en este principio de temporada el sentir y el obrar de un equipo que no cambia el libreto sin importar quien está a cargo del cuerpo técnico.

Ante el conjunto germano de Thorsten Fink, los futbolistas del Barça ‘B’ demostraron que el modelo azulgrana está tan compenetrado en la estructura del club, que la adaptación se hace más fácil y que el funcionamiento de juego no cambia y se mantiene con fidelidad a lo que ya habíamos visto con Josep Guardiola como entrenador.

Oviedo y Hamburgo, nos dieron las pautas de lo que veremos esta nueva temporada en el fútbol español, es decir, más de ‘bipolaridad’ compartida entre el Real Madrid y el FC Barcelona.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. Madrid-Barça y la diferencia hoy
  2. A tres semanas del Barça-Madrid
  3. Ejercicio lúdico sobre el Madrid-Barça
  4. La triste previa del último Barça-Madrid de la temporada
  5. Denominador común para el Barça y el Madrid

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios
Mostrando 1 - 1 de 1