¡Oh Cesc, tú también hijo mío!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Titánicos, largos, cansinos y encomiable fueron los esfuerzos de Josep Guardiola para ‘repatriar’ a Francesc Fábregas al FC Barcelona procedente del Arsenal inglés. Nadie olvida todo el ‘culebrón’ que se montó por espacio de tediosas campañas con Arsène Wenger, el técnico francés del conjunto londinense, para que éste accediera a dejar salir a su capitán, y buque insignia, rumbo a Cataluña.

No se puede dejar pasar por alto la historia de aquel traspaso que tuvo en vilo a mucha gente durante un buen tiempo y, evidentemente, el desgaste que ocasionó al ex entrenador del Barça con un ‘capricho’ que hoy no justificaría tanta dedicada obsesión.

Con Guardiola no terminaba de entender bien el sistema’, ésta, es una pequeña sentencia del mediocampista del Barça, que pone al descubierto el sentido de una partida que ahora puede tener mayor comprensión desde el punto de vista del común de la gente.

El trabajo de Pep Guardiola ha sido trascendental en el Barcelona; desde la faceta meramente futbolística hay pocas cosas que achacar al ex técnico culé, sin embargo, siempre hubo ‘detalles’ que ensombrecían su tarea global en la entidad azulgrana cuando el capítulo correspondiente a los fichajes se traía a colación.

Los ejemplos sobran en el exitoso ciclo del de Santpedor en el Barça y pueden descifrarse desde el bielorruso Alexander Hleb y el uruguayo Martín Cáceres, pasando por el ucraniano Dmytro Chygrynskiy hasta llegar al sueco Zlatan Ibrahimovic, sin mencionar los de menor daño económico para la institución catalana como fueron los brasileños Keirrison y Henrique negociados a través de la empresa de intermediación Traffic.

Pasando página al tema específico de aquellas compras y ventas, el tema de Cesc Fábregas abre un nuevo abanico de conjeturas que nos lleva a comprender mejor la ‘huída’ de Josep Guardiola del FC Barcelona, hastiado seguramente de un vestuario en el que si tenía que imponer su anárquico orden, no hubiese quedado títere con cabeza, prefirió dar un paso al costado antes de entrar en conflicto de graves consecuencias para el club.

Sin la confirmación absoluta de hechos, que se dice han sucedido en el vestuario blaugrana esta pasada temporada con Guardiola, se ha escuchado murmurar en los pasillos del Camp Nou que un grupo de jugadores, entre los que se encontraba precisamente Cesc, no veía con buena cara la continuidad del estratega en el equipo, y muestra de ello son las últimas, y traicioneras, declaraciones de un hijo pródigo de regreso a casa…

¡Tú también, Bruto, hijo mío!… Fue aquella célebre exclamación de Julio César cuando vio que, entre los conjurados, Bruto su protegido, también empuñaba el puñal para asesinarlo.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. Preludio de Cesc Fábregas al Barça
  2. Yo también he conocido a Guardiola
  3. Mi hijo es el mejor
  4. De fútbol y de crisis también se vive en España
  5. Un Barça jugando a lo Real Madrid

Tags: , , , , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios