El compromiso con el sistema

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Que España es la actual campeona del Mundo y Europa no tiene discusión alguna, tampoco que su juego ha llegado a ubicarlo inexorablemente en la cumbre del fútbol mundial, ni que sus jugadores están considerados entre la élite del firmamento futbolístico a día de hoy.

Nada de ello tiene la más mínima contradicción desde la opinión de los medios, ni de la de los entendidos de fútbol; la selección de Vicente del Bosque ha sabido ganarse a pulso esa consideración, en base a estadística pura que no admite renegar de lo que se conoce y se acepta.

La base de este sistema que emplea la Selección de España, iniciada con Luis Aragonés, es casi una copia de lo que hace el FC Barcelona en la generalidad de su estilo de juego, y de hecho, cuenta con la mayoría de futbolistas del conjunto catalán; en cada presentación del conjunto de Del Bosque esa prioridad de toque, circulación y administración del balón es una etiqueta que identifica a ‘La Roja’.

Por ende, y en directa comparación con el Barça, es aplicable prácticamente cada punto de critica al equipo que hoy dirige Tito Vilanova; para bien o para mal, donde las apreciaciones del juego, similar entre ambos, es válido a la hora del análisis futbolístico.

Cuando el adversario lo permite, como días atrás lo hizo Bielorrusia en Minsk, el seleccionado español es un vendaval de toques que descubren espacios en la defensa rival, y que se pueden aprovechar para marcar las diferencias de juego ofensivo con absoluta posesión de la pelota, y allí todo se vuelve fácil, los errores no se ven, no existen los reproches tácticos y todo es un ‘Viva la Pepa’.

Pero, cuando, como contra Francia, aparecen contrincantes que quieren el balón, que saben que hacer con él, futbolistas de clase como Franck Ribery, Karim Benzema, Yohan Cabaye y Mathieu Valbuena, sobre todo éste último, es cuando las excusas afloran, se justifica el juego monótono y sin profundidad con el cansancio y la falta de equilibrio, con los yerros individuales y en la enjundia del rival, la selección de Didier Deschamps en este caso.

Las comparaciones suelen no gustar, pero, no podríamos obviar hacerla tras ver en el término de una semana, separado un partido del otro por un par de días, o lo que es peor y para no ir tan lejos, entre un primer tiempo y el segundo del mismo encuentro ante los franceses, que un equipo como España se duerma en un toque intrascendente, que pierda la posesión del balón, su arma principal de juego, y termine perdiéndose en su propia ineptitud futbolística… algo parecido a lo que en ocasiones le sucede al FC Barcelona.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. El “Individualismo” reemplaza al “Sistema” en Chile

Tags: , , , , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios