El Premio Príncipe de Asturias con su correspondiente castigo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

El premio Príncipe de Asturias que conjuntamente reciben Iker Casillas y Xavi Hernández esta tarde en Oviedo, es mucho más que un simple trofeo a ser entregado en el teatro Campoamor por Don Felipe de Borbón, para galardonar a dos futbolistas que se lo merecen por sus cualidades profesionales.

Indudablemente la lectura de este premio, va mucho más allá de las fronteras que el fútbol limita para que alguien sea merecedor a semejante honor, porque para ser un mero candidato al mismo, no sólo basta con hacer bien tu trabajo, con cumplir lo indispensable y sentarse a esperar que el destino decida.

En este caso particular, en el que ambos jugadores, capitanes e insignias de sus respectivos clubes como son Xavi y Casillas, la historia encierra mensajes que a partir de los cabales humanos de uno de ellos, ha encarrilado al fútbol español que iba rumbo a un oscuro precipicio desde que el portugués José Mourinho se hizo cargo de la conducción técnica del Real Madrid.

La situación futbolística en España había tenido un antes y un después de la llegada del luso a la entidad de Chamartín; el arribo del clan portugués fue el inicio de una guerra fría entre las dos instituciones más poderosas del país; a partir de la asunción de Mourinho en el mando de Valdebebas, las aguas se dividieron en el club blanco, y no sólo en el seno del vestuario madridista, sino y además, en el fútbol de España.

La seguidilla de encuentros entre el FC Barcelona y el Real Madrid, trajo aparejado un sin número de problemas extra-deportivos, al margen de los que se desarrollaban dentro del terreno de juego, y que llevaban a un enfrentamiento directo entre las estrellas de ambos conjuntos cada vez que el estratega nacional, Vicente del Bosque, citaba a hombres de uno y otro equipo para el seleccionado Campeón de Europa y del Mundo.

La difícil línea de la soberbia y la obsesión que bajaba de las ordenes de mando madridista, no le permitía a unos olvidar rencores para llegar a un mutuo acuerdo de paz entre clubes, y la respuesta desde la Ciudad Condal se endurecía cada vez más bajo el disfraz de la ‘senyera’ como estandarte de respuesta sorda y ciega bajo la tutela de Josep Guardiola.

Hasta que llegó el llamado de uno de ellos, quien recordó que la humildad y la lealtad eran más importantes que el pasajero éxito de los números; el otro comprendió dentro de su obcecado entorno, que esa realidad era distinta, que el fútbol, la amistad y la vida eran mucho más que estadísticas caprichosas y dictatoriales… Y así, reciben hoy el Premio Príncipe de Asturias Iker Casillas y Xavi Hernández de manos de Don Felipe de Borbón y Grecia; mientras tanto, en la capital española alguien continúa sin conciliar su sueño.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. Cuando el perdón se transforma en castigo
  2. La contundente derrota de Mourinho
  3. Vicente del Bosque para levantar el Estado de Sitio
  4. El mago Messi
  5. Uno “rectifica” con Hidalguía, el otro “ratifica” con Soberbia

Tags: , , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios
Mostrando 1 - 5 de 5