En el nombre del padre

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

La niña se llama Charlotte y el niño Alexander, ambos son productos de la unión de Claudio Paul Caniggia con la multifacética Mariana Nannis; los hijos de este matrimonio muy particular que suele habitar en el sur de España, han ‘emigrado’ recientemente al paraíso argentino para vender su ‘caché artístico’ ante el público que otrora venerara el nombre de su padre, cuando éste era una de las figuras del fútbol internacional.

Se asegura que ambos Caniggia serán parte de un gran espectáculo en el estío del país sudamericano, en las sierras de Córdoba, una popular ciudad que contrata shows de la capital, Buenos Aires, para regocijar a los turistas que veranean por estos lugares como una alternativa al mar en Argentina.

Seguramente esta introducción lleve a pensar en un tema sacado de contexto que nada tiene que ver con el fútbol en sí, el negocio más rentable y mejor promocionado dentro de los deportes del planeta; sin embargo, debo acotar que es precisamente la indignación que se siente al ver atado el nombre de un padre famoso a la sobrevivencia económica de sus hijos lo que provoca que esté dedicando letra a este artículo.

Lo que a nadie extraña, amén de la explotación familiar de los herederos del ‘Hijo del viento’, como se le conocía a Claudio Caniggia, es el enriquecimiento que creen tendrán los que ‘organizan’ esta triste historia en la que quedan al descubierto de sus pobres cualidades artísticas tanto Charlotte como Alexander.

La suma de hechos, desde la exposición patosa ante la gente hasta el desinterés de no tener en cuenta una mejor manera de ganarse el sustento, nos lleva a pensar que la base de la indolencia de mostrar personalidades vacías, no nace en quienes se aprovechan en el fondo del nombre de Caniggia, sino de la negligencia paternal, tanto del propio ‘Pájaro’ como de su mujer, por alentar a sus retoños a transformarse en el hazmerreír de los argentinos sobre los escenarios de un grotesco mundo del espectáculo.

Y aunque desde Marbella se les alienta como si de Ginger Rogers y Fred Astaire se tratara, a nosotros sólo nos deja la tristeza de no poder entender el mustio e incomprensible mundillo de los que pretenden ser famosos sin aptitudes otras que el poder del dinero.

Los días de carreras vertiginosas hacia la portería rival de Claudio Paul Caniggia, sus goles y las alegrías que provocaba verle jugar al fútbol, han quedado atrás hace ya bastante tiempo, lo malo es que no podamos quedarnos sólo con ese recuerdo afable.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

No related posts.

Tags:

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios
Mostrando 1 - 1 de 1

    [...] En el nombre del padreUnivisiónLa niña se llama Charlotte y el niño Alexander, ambos son productos de la unión de Claudio Paul Caniggia con la multifacética Mariana Nannis; los hijos de este matrimonio muy particular que suele habitar en el sur de España, han 'emigrado … [...]

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0