¿Qué le deja Beckham a la MLS?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Cuando David Beckham llegó a la MLS en el 2007 dijo que su misión era hacer crecer el fútbol en Estados Unidos y promover a la MLS en el mundo.
Los días de Beckham en el Galaxy de Los Angeles llegan a su fin y es hora de hacer balance.

Ciertamente la MLS ha crecido mucho en estos casi 6 años. Ahora es más común  ver estadios llenos y equipos más competitivos. La liga se ha expandido y ya cuenta con 19 equipos, las figuras de nivel mundial son más comunes, aunque siguen llegando en edad madura en su mayoría, el salario mínimo ha crecido y el tope salarial se ha ampliado gracias al aumento de jugadores franquicia y el soccer ha pasado a ser el tercer deporte en popularidad en Estados Unidos, solo por detrás de la NFL y el béisbol.

¿Le debemos esto a Beckham? Solo en parte.

No hay duda de que el mundo se volteó a la MLS con la llegada de Beckham, pero esa ‘fiebre’ o ‘Beckham manía’ duró apenas una temporada, quizás la peor de él en el Galaxy, ya que estuvo llena de lesiones, ausencias y un pobre juego de equipo. Sin embargo, la presencia de ‘Beck’ abrió los ojos de otros jugadores, y así vinieron Tierry Henry, Rafael Márquez, Gudjohnsen, Juan Pablo Angel, Robbie Keane, Guillermo Barros Schelotto y algunos más jóvenes, como Freddy Montero o Federico Higuaín, figuras de orden mundial que han tenido un rendimiento disparejo. Don Garber, Comisionado de la MLS, asegura que cada vez más veremos grandes figuras. Ya se habla de Lampard, Drogba y algunos otros. Seguro alguno cae.

También su llegada influyó en la mejora de las condiciones económicas de los jugadores. Antes de Beckham el salario mínimo era de apenas $25 mil al año, un sueldo considerado dentro de los parámetros de pobreza. El astronómico salario del inglés motivó dos cambios; primero el aumento de pago mínimo anual hasta los $40 mil y segundo el establecimiento de jugador franquicia que se ha ampliado hasta 3 cupos, con un tope salarial que llegará hasta los 3 millones por año. Esto permite atraer a mejores jugadores, aunque aún esté lejos del dinero que se paga en otros país en los que el fútbol es más poderoso. En cualquier caso, estos cambios han favorecido al crecimiento de la MLS.

Al principio de la llegada de Beckham los estadios se llenaban en cualquier lugar donde jugaba el Galaxy. Eso pasó, pero hoy en día se llenan otros estadios, incluso algunos en los que el soccer falló en un primer intento. San José, Seattle, Vancouver, Columbus o Portland, por citar solo algunos, ven sus gradas repletas en casi todos los partidos y el fútbol se vive con auténtica pasión, con o sin Beckham, porque lo que importa son los colores del equipo. El fútbol se convirtió en pasión gracias a un torneo más competitivo, a buenas actuaciones de la selección y a una mayor cultura futbolística del estadounidense. Mucha culpa la tuvo la actuación de Estados Unidos en la Copa Confederaciones del 2009, donde alcnazó la final, y en el Mundial de Sudáfrica, en el que unos partidos épicos ante Inglaterra, Eslovenia y sobre todo contra Argelia y Ghana cambiaron en gran medida la visión que se tenía del fútbol. El cambio se venía gestando desde hace mucho, pero esas dos competencias empujaron a favor.

También ha cambiado el mercadeo y en eso ha ayudado Beckham. Grandes firmas han entrado en la MLS con dinero como Herbalife, Volskwagen, Amway o Xbox entre otros. Aunque el patrocinio siempre ha existido Beckham le dio la entrada a mayores capitales  y los buenos resultados ha popularizado la MLS a nivel comercial.

Otro punto a destacar es que Beckham rompió en cierta manera el largo descanso invernal de los futbolistas de la MLS. Su paso por el Milan, muy criticado y polémico, le abrió las puertas a Donovan para hacerlo con el Everton y a Henry con el Arsenal. La experiencia no se ha repetido, pero demostró que los jugadores de la MLS también pueden competir en Europa sin desentonar.

Finalmente, toca hablar de lo futbolístico. Quienes no sabían de fútbol fueron a los estadios y encendieron los televisores para ver a Beckham haciendo malabares con el balón. Esperaban al Kobe Bryant del soccer y se llevaron muchas decepciones. David Beckham nunca fue un jugador espectacular; ni siquiera fue un jugador que marcara excesivas diferencias. Fue simplemente un buen pasador, luchador y jugador de equipo. En la MLS no fue diferente a lo que fue en su carrera, pero con la desventaja de los más de 30 años.

Los aficionados del Galaxy también sintieron alguna frustración con dos temporadas sin clasificar a los playoffs. Beckham no hizo el milagro. Las tres últimas temporadas, no obstante, sí fueron buenas. En ello influyó más la llegada de Bruce Arena al banquillo y una plantilla más balanceada con jugadores que han aportado más que Beckham, como Landon Donovan, Omar González, Edson Buddle, Juninho o el propio Robbie Keane.

David Beckham ha sido un jugador más del equipo, titular indiscutible, pero no imprescindible. Para el Galaxy la del 2012 será su tercera final en 4 temporadas, en las que Beckham ha sido parte del equipo, nunca su motor.

El Galaxy y la MLS extrañarán su aura, su carisma personal y atractivo popular, pero no su fútbol. La MLS creció durante la que ya podemos llmar  ’Era Beckham’, pero al igual que en el Galaxy, Beckham solo fue parte del cambio, no el cambio.

Related posts:

  1. ¿Qué le dejará David Beckham a la MLS?
  2. La triste vida del mercenario Beckham
  3. Juan Pablo Angel con un pie fuera del Galaxy
  4. Ronaldinho, talento e indisciplina
  5. Cristiano Ronaldo nunca deja de ser Antonio Salieri
Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios
Mostrando 1 - 1 de 1
    danixx
    9:44 am
    Diciembre 2nd, 2012

    antes que beckham hubo otros,nada mas que la propaganda solo quiere darle beneficio a este inflado …..football…..no “soccer”….

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0