El ocaso holandés

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Fue la base de lo que consideramos el ‘Fútbol Total’, el origen de una nueva forma de entender este deporte y allí, en Holanda, nació la idea en que se ha basado el juego que hoy practican muchos equipos moldeados en esa escuela de Rinus Michels, de Johan Cruyff, de Louis Van Gaal, de Frank Ryjkaard…

Hablar de aquel conjunto naranja de la década de los setenta hoy, es hablar de la exquisitez del trato del balón, de la alegría que proporcionaba el sentido lúdico del fútbol practicado con el sentimiento como reacción visceral, sin importar la razón que exigía el deporte como respuesta al juego en sí.

Sin embargo, el fútbol holandés ha ido perdiendo esa gracia, ese desenfado y esa tendencia a practicar un deporte con énfasis en lo físico que la época insinuaba, al punto de transformar aquel sistema de juego, hasta reconducirlo a un modelo distinto, a lo esencial y ejemplar del juego moderno que disfrutamos en nuestros días.

Muchos excelentes jugadores salieron de la escuela del Ajax de Amsterdam, sobre todo, sin dejar de lado a grandes instituciones como el PSV Eindhoven, porque históricamente el área alrededor de la ciudad más poblada de los Países Bajos fue siempre la base de la ‘fábrica’ de los mejores exponentes del fútbol de los tulipanes que luego brillaran en otros equipos consolidados de la Europa más representativa dentro del balompié mundial.

Hoy, a pesar de todo este relato, de esta introducción, la realidad nos muestra una cara diferente, una dura y triste verdad en si misma que nos avergüenza al punto de la irritación y al rechazo por lo que Holanda ha mostrado al planeta entero hace sólo unos días.

La zona de la mejor gestación futbolística, esa Amsterdam que tanto orgullo le daba a los holandeses, esa parcela dueña de un fútbol de genios, de cracks y estrellas que marcaron la historia del fútbol, ha sido este pasado fin de semana la cuna del horror.

En esos campos de juego en donde otrora los Cruyff, los De Boer, los Van Basten, Gullit, Seedorf, Kluivert y tantos, tantísimos otros excelentes jugadores mostraban su clase indiscutible, a sólo unos pocos kilómetros de la ciudad de los canales, en Almere, la violencia y la maldad desmedida de unos futbolistas de un club llamado Nieuw Sloten acabaron con la vida de Richard Nieuwenhuizen, quien les había arbitrado en un partido frente a los juveniles de los rivales de la capital, los Buitenboys.

Los golpes sin parar en la cabeza y el estómago, aunque ese día regresó a su casa por su propio pie, propiciaron que al día siguiente Nieuwenhuizen falleciera por las heridas recibidas sin que los servicios médicos del hospital al que se le trasladó, pudiesen hacer algo para salvarle la vida.

Holanda demuestra así, que actualmente no solamente es una corroída plaza en decadencia futbolística, sino y por lo visto, un antro sin control al que habría que buscarle las razones y el origen que llevó a unos adolescentes a impartir justicia por sus propias manos bajo los efectos de vaya a saber qué elementos conducentes a la violencia irracional y desmedida.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

No related posts.

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios
Mostrando 1 - 1 de 1
    kaskote333
    8:57 am
    Diciembre 8th, 2012

    Aqui lo que hay que tener en cuenta que estos descerebrados actuan asi por el libre consumo de drogas, basta que uno haya estado en Amsterdam alguna vez para darse cuenta que esta ciudad huele a marihuana por donde se la camine, de alli vienen los problemas de descontrol mental cuando menos se lo espera uno, la solucion la tiene el gobierno y no la liga de futbol, mientras las drogas tengan permiso para circular con la aprobacion del gobierno por este pais, cualquier cosa puede pasar, inclusive los asesinatos como el que ha ocurrido en ese partido de juveniles, de verdad es aberrante lo que pasa en Holanda. Saludos a todos.

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0