Que nunca se pare la música

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

La sueca Pia Sundhage, quien actualmente es seleccionadora nacional de su país de origen, fue hasta el año pasado la encargada de conducir a la Selección Femenina de Estados Unidos; desde el año 2007, en ese lapso, conquistó 2 medallas de Oro en las últimas dos ediciones olímpicas celebradas, una en Peking en el 2008 y la otra en Londres en el 2012, amén de clasificar Subcampeonas del Mundo a las estadounidenses en el torneo ecuménico llevado a cabo en el 2011 en Alemania, y obtener un buen par de trofeos ‘menores’ al frente del combinado de las ‘barras y las estrellas’.

La siempre extrovertida estratega nórdica, fue agraciada en Zúrich, en la reciente entrega del FIFA Balón de Oro correspondiente a la temporada pasada, con el trofeo que la acredita como la mejor entrenadora del mundo por los logros conseguidos, galardón que le fuera entregado por Luiz Felipe Scolari.

Fuera del fútbol, Sundhage es además uno de los referentes lésbicos más predominantes del ambiente, ya que ella ha hablado libremente y sin problemas de su declarada orientación homosexual para luchar contra las discriminaciones de sexo a todo nivel, no sólo en el deportivo.

La obtención del galardón logrado por la estratega sueca, lleva consigo muchos mensajes que deberían ser expuestos y entendidos por algunos personajes del deporte en general, quienes todavía parecen no haber salido de la caparazón más acorde a la era cavernícola en que sus mentes se anquilosan, para adaptarse a la correspondiente a estos tiempos contemporáneos en que todo ha cambiado.

Al recibir el premio de manos de ‘Felipao’, la ganadora del trofeo agradeció la distinción, como es ya su costumbre en algunas de sus intervenciones, tarareando dulcemente la canción de Bob Dylan ‘If not for you’, que terminó ‘robando’ la sonrisa de la totalidad de la sala con la fuerza de la angustiante proclama encerrada detrás de un par de notas musicales que Pia buscó comunicar desde el escenario al mundo entero.

«Si no fuese por ti, nena, no podría encontrar la puerta, / no podría siquiera ver el suelo, / estaría triste y deprimida si no fuese por ti»; las elocuentes estrofas quedaron flotando en el auditorio, y me encantaría saber quién se habrá hecho eco de ellas.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. Cristiano Ronaldo nunca deja de ser Antonio Salieri
  2. Salieri, Mozart, la música y el fútbol
  3. El regreso del ‘Chicharito’ que nunca se fue
  4. Maradona y la historia de nunca acabar
  5. Recapacitar nunca está de más

Tags: , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios