Que jamás se enoje Lionel Messi

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

La consigna parece ser que jamás hay que permitir que Lionel Messi esté malhumorado; para ello nunca hay que contradecirle, nunca hay que cambiarle, siempre hay que decir que juega bien cuando su dimensión futbolística le obliga a jugar mejor, y así su presencia sobre el césped sea solamente testimonial, hay que dejarle en el campo de juego sea como sea.

Tanto en el FC Barcelona en los últimos compromisos del conjunto catalán, como en la Selección Argentina como se vio frente a la Selección de Suecia en Estocolmo, en donde con descaro fue mal nombrado el mejor jugador del partido, el cuatro veces ganador del FIFA Balón de Oro, ha cuajado actuaciones para pensar que algo malo le está ocurriendo al crack argentino; para colmo, desde la prensa y los medios de comunicación, todos callan una verdad que a gritos significa el terror a no vender convenientemente sin el ‘producto’ Messi en el escaparate.

En el conjunto blaugrana, ni Tito Vilanova, ni menos Jordi Roura, se atreven a hacer lo que corresponde con ‘La Pulga’’ cuando no cumple con lo que de él se espera, y en el caso del ‘10’, esto es mucho más que transitar a paso cansino el terreno de juego como lo viene haciendo desde un buen tiempo a esta parte.

En el seleccionado sudamericano, Alejandro Sabella, su técnico, tampoco se atreve a hacer lo propio, dejándole en el once cuando su pobre rendimiento termina cargando de trabajo extra a sus compañeros y jugándole en contra al equipo, como fue el caso del amistoso ante los de Zlatan Ibrahimovic en la capital sueca, en donde los argentinos se impusieron por un ajustado 3-2.

Desde los encuentros finales de la primera ronda en el desarrollo de la Liga española, se ha visto una alarmante disminución en el aporte futbolístico de Messi jugando para el Barça; no pretendo certificar que ha sido un ‘desastre’ en su cometido, pero sí, que su juego ha distado, en clara desmejora, del que uno ha estado acostumbrado a ser ejecutado desde su innata calidad.

Messi, ha bajado su nivel de ‘entrega’ y con ello, su fútbol sólo aparece a cuentagotas; se equivoca en un alto porcentaje de pases, algo que antes no pasaba con la frecuencia que ahora ocurre, pierde innumerables balones y se queda pasmosamente estático mirando a sus compañeros para ver quién es el que recupera la pelota perdida por él; corre lo justo y lo peor, es que ya desde la grada, o la televisión, comenzamos a notar su encomiable habilidad para esconderse en el espacio menos transitado del campo de juego, lejos de la acción.

Al principio, justificábamos esa dosificación, porque aparecía de repente y definía como el gran jugador que es, hasta que empezamos a notar que sus desapariciones se extendían en un partido al punto que hoy el Barcelona sentiría más la ausencia de Andrés Iniesta que la de Messi.

Con Argentina, pasó lo mismo en Estocolmo ante Suecia; fue convirtiéndose en un fantasma y dando paso a que la regularidad de Fernando Gago y compañía se hicieran cargo de sacar adelante el encuentro ante los escandinavos.

No negaré la auténtica clase de Lionel Messi, sería un absurdo hacerlo; pero sí, destaco enfáticamente que este Messi de las últimas semanas, comparado con el de la temporada anterior, dista un Balón de Oro y 16 millones de euros por año del que solíamos ver jugar magistralmente al fútbol.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. Cuando Lionel Messi decidió ser fiel al silencio
  2. La madurez de Lionel Messi
  3. La maldita “sombra” de Lionel Messi
  4. Jamás!!… Brasil jamás
  5. El mago Messi

Tags: , , , , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios
Mostrando 1 - 1 de 1