Como la negación del alcohólico

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Todo empieza con un par de copas, rápidas, consumidas en la barra, al paso, sin quedarse a la tertulia con los conocidos; el sabor de la bebida va tornándose agradable, es bueno pasar por allí cada tanto con el convencimiento de que el efecto de los tragos puede no ser perceptible para nadie.

Esa es la gran equivocación del que va volviéndose alcohólico de a poco; es la misma percepción que atesora el ladrón cuando comienza a robar, porque cree que nadie se dará cuenta de sus brillantes actos jamás, y que él es un elegido, con una cualidad innata que le provoca una adrenalina cada vez más llena de vicio y placer al no ser descubierto.

En general todo el que engaña, está fascinado con su habilidad para la trampa, con su creencia de provocar, con sus acciones, estados de ‘magia’ que él solamente puede desencadenar y conducir adonde le plazca, creyendo que el prójimo tiene otra percepción de tales actos.

Lo peor de todo esto es que esa costumbre, que empieza en mínimos que el embustero pretende tener siempre bajo control, comienzan a ir a más, el alcohólico bebe más, el caco roba más, estafa más, y concluyen inexorablemente en la pérdida de ese hipotético control que creían tener sobre la situación.

Trasladado al fútbol, nada se asemeja más y mejor, en esta comparativa y descabellada teoría, que el caso de Lionel Messi; el crack argentino ha deslumbrado con su juego al mundo del balón, ha llegado a obtener galardones tan preciados que ningún otro futbolista ha atesorado en este deporte, y ha marcado un nivel de difícil superación.

Sin embargo, usando la comparación con el beodo, o con el timador, desde hace un buen tiempo a esta parte, Messi ha comenzado a entregarnos su talento a cuentagotas; un gol aquí y otro allá han sido las migajas que su descomunal talento ha ofrecido para mantener las expectativas que su talento ha certificado.

El resto, ha sido andar por los campos de juego, saber esconderse de las acciones donde se le exigía, por su clase, ser protagonista, desaparecer del partido y ‘mimetizarse’ en el césped hasta pasar inadvertido.

Quizás, sólo sugiero sin saberlo a ciencia cierta, el nacimiento de su primogénito haya cambiado algo en la forma de pensar, sentir y obrar de Lionel Messi; sólo me atrevo a justificarle de esa manera al ‘10’ azulgrana después de haber visto los últimos compromisos del FC Barcelona, especialmente pasado encuentro en San Siro ante el AC Milan y el último ante el Sevilla de Unai Emery.

No quiero ser uno de esos parroquianos que observan beber al ebrio en el bar sin decir nada, ni menos aplaudir la soltura con que el saqueador desvalija a alguien en la calle, sólo pretendo que ni el alcoholizado, ni el delincuente, se sientan triunfantes por haber desarrollado una cualidad de la que no pueden sentirse orgullosos si no deriva en una buena causa.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. Guardiola no es tan buen técnico como dicen
  2. Como el Mónaco en la Liga francesa
  3. De cómo los errores, en ocasiones, se castigan
  4. Como sin Guardiola y sin Mourinho
  5. Barcelona y Madrid, como el agua y el aceite

Tags: , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios
Mostrando 1 - 1 de 1
    jcar70
    8:49 am
    Febrero 26th, 2013

    Si Robert, como usted mismo dijo es una teoria descabellada, creo que usted ni nadie pueda dudar de la supremacia de Messi, cuando sin estar en su mejor momento nadie lo supera, ni su privilegiado CR7, o sea que nadie supera la calidad del astro argentino aun sin verse la mejor version de el, yo creo que cada persona tiene una perspectiva sobre la vida y sus cosas, pero por lo que escribes lo que yo entiendo es que el futbol esta en crisis, porque no hay en el mundo un jugador que le arrebate todos los records y los premios a Lionel Messi.

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0