Pecado Mortal

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Los próceres futbolísticos de Argentina tienen razones para estar tristes; tantos grandes jugadores que hoy ya ‘pintan canas’, nunca mejor dicho en aquél país sudamericano, no pueden creer el fútbol en decadencia que sus propios ojos ven y que parece no tener, aún, superficie definitiva de aterrizaje.

Los más renombrados equipos argentinos de antaño pasan por una pronunciada crisis de la que no se atisba una mejora y los resultados dejan a la vista no sólo el cadalso deportivo, sino también institucional, que comienza a hacer un daño considerable en su organigrama.

Los cinco clubes denominados ‘Grandes’ de aquel fútbol, River Plate, Boca Juniors, Independiente, Racing Club y San Lorenzo de Almagro, navegan actualmente en un mar de mediocridad preocupante y su juego se parece más a escuadras de Segunda División, con perdón de la misma, que a la imagen que futbolísticamente deberían dar como clubes de Primera, donde hay partidos en los que difícilmente pueden hilvanar más de tres pases seguidos, sin mencionar que éstos ‘bien ejecutados’ son palabras mayores.

Los dos conjuntos más representativos deambulan en el planteo de dos técnicos que sólo tienen ‘enganche para la gilada’ y que fueron puestos en dichos cargos por razones de ‘recaudación’, más que por lo que valen ahora en sus funciones; tanto Ramón Díaz en los ‘Millonarios’ como Carlos Bianchi en los ‘Xeneises’, son sólo una ramplona estampa de lo que fueron en tiempo pasado y sólo en Argentina, porque sino, habría que repasar sus curriculum vitae para corroborar los propios fracasos en el extranjero.

Luego vienen los vecinos del barrio de Avellaneda, donde sólo fantasmas del glorioso pasado queda; allí, tanto Independiente como Racing Club se desdibujan semana tras semana entre representaciones lamentables de falsos intentos en desplegar algo que sea parecido a ese juego llamado fútbol y sin visos de alcanzar siquiera la escala elemental del juego.

La última parodia de aquel fútbol rioplatense la representa el equipo del Papa Francisco, Los Santos de Boedo… así conocido también San Lorenzo de Almagro, donde el único Santo, a tenor de directivos que han ido usurpando la institución azulgrana, es el máximo Jefe de la Iglesia Católica; hablar de buen fútbol sería una perversidad de mi parte y una blasfemia que me condenaría al infierno, más como están las cosas por el Vaticano.

Como si todo este despropósito fuese poco, aparece ahora un tal Guillermo Tofoni, agente FIFA y organizador de los amistosos de la Selección Argentina, quien intentaría traer el superclásico del fútbol argentino a España y presentarlo en el estadio Vicente Calderón… Lo dicho, todo un pecado capital sin perdón alguno del Sumo Pontífice, a quien le gusta tanto el buen fútbol.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. En el pecado Honduras puede llevar la penitencia

Tags: , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios
Mostrando 1 - 1 de 1
    coyo440
    6:24 am
    Abril 18th, 2013

    hace mucho, mucho tiempo que el futbol argentino no sirve para nada, no hace falta decir que el River recien ascendio de la segunda division y que el Independiente esta a punto de descender, que el Boca acaba de perder con el Toluca, que el Racing no existe desde hace mucho y que al San Lorenzo lo unico que lo salva es que el Papa es su mejor seguidor y que por eso puede despertar empatía. En sintesis el futbol argentino es un desastre.

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0