El Dictador

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Había una vez, en un lugar del planeta que pretendía ser un reino liliputiense independiente, un pequeño Dictador que a través del ‘don’ que la naturaleza le había dado, trataba de dirigir una entidad gracias al poder que los atributos técnicos le habían dado por un lado y negado por otro.

Dicho geniecillo, fue desarrollando unas condiciones tan particulares que con el correr del tiempo, de la medicina y de la preparación física, pudo, incluso, transformarse en un portento para sostener sus habilidades innatas y, con ello, mostrarle al mundo su calidad incuestionable dentro de su actividad.

Pero, como también les ocurre a aquellos semidioses en que se convierten los seres humanos que llegan a archivar grandes logros, las ‘imperfecciones’ comienzan a notarse con el arribo de los éxitos.

La humildad, que este niño devenido en mayor a la velocidad de sus triunfos y con su egoísmo creciendo proporcionalmente a la cantidad cosechada de sus trofeos, fue mutando su avaricia disfrazada de falsa modestia y entonces, su congénita habilidad para pasar desapercibido, con una personalidad de timidez engañosa, fue perfeccionando la particular tarea de gobernar desde las sombras.

Con el timón de mando bajo su control y tácitamente enmascarado a ojos de los mortales, el Dictador supo desde el inicio de este postrero ciclo, que coincidió con la claudicación del Rey en retirada, que debería utilizar a los generales con mayor rango y trascendencia dentro del organigrama del reino que pretende ser independiente.

Para gobernar a sus anchas desde la picardía con la que su destino le compensó, buscó comandar un grupo que respondiera a sus influjos, y así, hoy, nada se decide en el pretendido reino independiente sin su aprobación; desde el alfiler del último cortesano a las vestimentas que se debe lucir en sociedad, todo pasa por el acuerdo que debe conceder su majestad, el Dictador.

Montar un reino, sin embargo, no es tan fácil como uno podría imaginar en un juego, y si bien se trata de crecer a través del lúdico sentido primario con que se persigue el poder, llega el momento de recapacitar sobre la realidad.

Pero, como todo en la vida tiene un principio y un final, una noche siempre llega en la que se choca contra un muro sólido y la ilusión se rompe.

Vestido de rojo, apareció el Bayern Múnich en el Camp Nou de Barcelona y destrozó el sueño de Lionel Messi, quien deberá a partir de ahora reconstruir junto a su séquito, o lo que quede del mismo, el daño de semejante humillación pública ante el consumado campeón germano.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

No related posts.

Tags: , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios
Mostrando 1 - 2 de 2
    pedroteutle
    10:19 am
    Mayo 5th, 2013

    Eizmendi bajale de llemas a tus peroratas! MEssi no es el nino segun las masturbaciones mentales de tu escrito. Como todas las cosas en al vida tienen unciclo enel que hay un inicio y llega su final! Creo este ciclo del Barcelona ha llegado a su fin, pero no el del senor Messi. Quien ha ganado cuatro balones de Oro, solo este enano, quien ha sido siempre humilde y repetuoso con todos sus contrincantes deportivos solo este chaparro, entonces es algo estupido lo que tu escribes, porque querer opacar algo que este hombre con su futbol lo ha ganado, solo porque te cae mal? eso es de mala leche! Esperamod que tu idolo la vedette Ronalga, ya haga los meritos suficientes para lograr lo que este chapaneco ha logrado. Por lo pronto guarda respeto por el mejor jugador del mundo.MESSI

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

    Robert Eizmendi
    4:29 am
    Mayo 6th, 2013

    pedroteutle,
    Por favor, lee, pero lee, bien el artículo y recapacita sobre tu comentario, porque si lees convenientemente te darás cuenta que no escribo sobre el final de ciclo de Messi, sino del FC Barcelona.
    A veces, uno debe recapacitar en que la influencia humana en un grupo decanta una resultante, y es sobre ese tema en el que hago hincapié en el post.
    Un saludo y gracias.
    Robert

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0