¡ANIMALS!!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Era el grito que allá por la década del ´60, más concretamente tras el Mundial de Inglaterra en 1966, los británicos proferían contra los argentinos cuando le vencieron con un agónico gol de Geoff Hurst que le significó pasar de ronda y luego, en la final, imponerse críticamente a Alemania para ser el nuevo Campeón del Mundo.

Aquel partido entre ingleses y argentinos fue un despropósito de errores y decisiones, desde arbitrales, con el polémico alemán Rudolf Kreitlein expulsando a Antonio Ubaldo Rattín, aguerrido mediocentro del conjunto que dirigía Juan Carlos Lorenzo, hasta futbolísticos y de conducta por parte de los sudamericanos.

El comportamiento de aquellos jugadores de la albiceleste del ‘Toto’ Lorenzo, justificado o no dependiendo del punto de vista que se lo mire, les hizo ganarse el famoso mote de ‘Animals’, que le llevó a Argentina mucho tiempo borrar, aunque sólo a medias.

No sabría aseverar si tal calificativo en el plano deportivo fue tan justo como en el extra deportivo, sin embargo, esa conducta ligada a los sucesos de violencia que se repiten desde antes de aquel Mundial en Argentina, si admitiría hoy dicha descalificación humana.

En la ciudad de La Plata, a escasos 60 kilómetros de la Capital Federal argentina, cuando se iba a celebrar un partido por el torneo local entre Estudiantes, de esa localidad, y Lanús, un enfrentamiento entre ‘Barras Bravas’ terminó nuevamente con la muerte de un joven aficionado del equipo visitante en medio de actos vandálicos en los alrededores del Estadio Único platense.

Se puede justificar sobradamente, si se quiere, la reacción belicosa del capitán argentino en Wembley en aquel partido del ’66, que inclusive se tomo los genitales dirigiéndose al Palco Real, pero lo que no se puede aceptar bajo ningún punto de vista, es no combatir con absolutismo total y con las medidas más duras posibles, la ciega violencia de aquella zona de guerra futbolística en que se anquilosa el fútbol argentino desde tiempos inmemoriales.

Las respuestas están en el gobierno argentino, sin lugar a dudas, pero, parece que a ellos más les conviene ‘utilizar’ a estos facinerosos a sueldo para bienes muy distintos a postular la seguridad de un pueblo que vive en constante estado de pánico.

¡Animals!!… pues sí, casi cinco décadas más tarde los británicos llevan toda la razón en ello.

Robert Eizmendi

 

No related posts.

Tags: , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios