La nueva Italia

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Me produce mucha sorpresa escuchar en el ‘paddock’ del fútbol internacional que la Selección de Italia con Cesare Prandelli a la cabeza de su cuerpo técnico, ha abandonado el ‘catenaccio’ y se dedica ahora a practicar otro modelo futbolístico, como si ahora el equipo ‘azurro’ fuese una copia de los Harlem Globetrotters del fútbol mundial.

Me parece que es loable, ciertamente, la intención de su actual ‘allenatore’ en buscar una alternativa a la falta de convencimiento y dedicación al trabajo clásico de sus jugadores para hacer el juego que siempre ha caracterizado al fútbol italiano, quiero decir al ‘catenaccio’, pero, hasta allí se puede comprar esta falacia como solución radical.

Es entendible la buena intención de Prandelli en dar opciones con un juego más actualizado debido a la indolencia de sus hombres para cumplir un método que requiere máxima atención, organización y respeto al sistema que siempre ha defendido Italia, pero, de allí a que su juego haya mutado la idea rectora, hay un abismo considerable.

Sin Andrea Pirlo en la medular, este equipo está inhabilitado de generar buen fútbol, ese que en Italia a día de hoy sólo el jugador de la Juventus de Turín puede ejecutar; por eso, como cuando contra la Selección de Brasil falta el veterano mediocampista en el conjunto de Prandelli, toda la mentira del ‘nuevo método’ italiano queda al descubierto con extrema y asombrosa facilidad.

Nadie en Italia está capacitado para hacer el fútbol que pretende su técnico; si repasamos la plantilla italiana al completo, desde Gianluigi Buffon en la portería, hasta Mario Balotelli en el ataque, sin olvidar el último suplente de la ‘Squadra azurra’, nadie está en condiciones de hacer un juego similar al de Pirlo, y eso, ya es un síntoma determinante para tener en cuenta.

Si nos remitimos a las estadísticas de esta Copa Confederaciones en Brasil, podremos llegar claramente a la conclusión de que el ‘jogo bonito’ italiano es un fracaso sustentado en la negativa numérica, que 8 goles encajados y 41 disparos contra su puerta en tres partidos es algo que nos exime de justificar el cambio de sistema italiano impuesto en un ‘disco duro’ que no acepta modificaciones drásticas y sin sustento futbolístico.

Las imitaciones nunca fueron buenas si la esencia no lo permite, Cesare Prandelli debería ser el primero en percatarse de ello.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. Lo que vende Italia al Mundo
  2. Antonio Cassano al descubierto
  3. El buen fútbol contagia a Italia
  4. No es uno, son todos!
  5. Ronaldinho y su nueva vida

Tags: , , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios