Lo que todos temíamos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

No ha sido ninguna sorpresa la renuncia al cargo de entrenador del FC Barcelona de Francesc ‘Tito’ Vilanova; su salida del club catalán se torna ahora conflictiva por el mal manejo de los tiempos, por tomar una decisión contra producente para la entidad azulgrana, y sobre todo para sí mismo, por no saber medir consecuencias que pudieron ser consideradas con inteligencia y ausencia de ese egoísmo propio de aquellas personas que asumen alternativas inviables, olvidándose que darle la correcta importancia a las cosas es lo primordial.

Todos en el ambiente futbolístico cercano al Barcelona sabían, casi certeramente, que la enfermedad de Tito Vilanova requería atenciones de extremo cuidado y tranquilidad para su propio bienestar.

Sin embargo, el ya ex técnico del Barça se desoyó a sí mismo y prefirió correr riesgos innecesarios con el mal a cuestas que desde hace mucho tiempo atrás le aquejaba, y en esa errónea decisión puede que debamos basarnos, para justificar luego, una pretemporada atípica plena de sobresaltos que nadie sabe ahora cómo puede influir en la plantilla blaugrana de cara a la temporada.

Hoy, en la Ciudad Condal, el desgano y el abatimiento es palpable en cada simpatizante del Barcelona, y también, estoy seguro, en el resto del mundo donde exista un aficionado a la entidad catalana.

No pretendo atrincherarme en una fortaleza de duras criticas a Tito Vilanova, porque desde hace mucho tiempo vengo sosteniendo que la mejor actitud a adoptar por él mismo, era renunciar al cargo anteponiendo a todo lo demás la cura de su cáncer y olvidarse de estar al frente del cuerpo técnico del Barcelona con toda la demanda que el puesto exige.

Sin embargo, y aquí es donde quiero descargar ciertas culpas, todo el entorno de Vilanova estaba informado del proceso por el que había pasado, y por el que debía seguir pasando debiendo asistir a tratamientos en Estados Unidos para combatir su mal, así y todo, ninguno de ellos supo ‘parar la pelota’ y tomar la resolución más sabia y correspondiente cuando de lo que se trataba no era de un mero partido de fútbol.

Espero y deseo, como hace unos meses atrás cuando escribí acerca del tema de Francesc ‘Tito’ Vilanova y su prolongada estancia en Nueva York a raíz de su enfermedad, que todo salga bien para él y que pueda sobreponerse a este destino que le ha tocado enfrentar… No se me ocurriría jamás dudar de su tremenda fortaleza para sortear, nuevamente, este difícil momento.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. Todos los niños quieren ser Messi
  2. Resoluciones ‘Made in U.S.A.’
  3. La suerte acompaña nuevamente a ‘Tito’ Vilanova
  4. El abismo entre Alexis Sánchez y David Villa
  5. Dudo si Vilanova es el indicado

Tags: ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios