Esta vez pinta serio

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Podríamos comprender que las reyertas silenciosas, esa ley del mutismo en medio de la antipatía del uno hacia el otro en que fue degenerando la relación entre Iker Casillas y José Mourinho, era la principal causa de que el capitán del seleccionado español y del Real Madrid fuese ‘adueñándose’ de la suplencia en su puesto allá sobre el final de la Liga de la temporada anterior; sin embargo, acaba de iniciarse otro torneo, con otro entrenador, y Casillas vuelve a sentarse en el banquillo blanco a favor de Diego López, el hoy por hoy, portero titular del conjunto de Chamartín.

No es ya ningún secreto en las noticias relacionadas al Real Madrid, que la preocupación del otrora indiscutido Casillas crece día a día y en un entorno desfavorable para él, donde desde aquellos enfrentamientos con el hoy estratega del Chelsea inglés, fue perdiendo consenso en parte del vestuario merengue con algunos compañeros, caso Álvaro Arbeloa y Cristiano Ronaldo.

Aquellos ‘encontronazos’, que en algunos casos son aún heridas abiertas, han provocado un desgaste de aristas amistosas que influyen en el devenir de una buena relación grupal del capitán con el grueso de la plantilla, que a pesar de ello todavía conserva el respeto de su posición de antaño mantenida gracias a una Copa de Europa y a otra del Mundo.

Cuando las causas se deben a orígenes deportivos, se pueden comprender las reacciones entre hombres por la misma entidad biológica a la que pertenecen, en esa feroz lucha de la especie por superar a sus pares, pero, me parece, aventurando por lo visto y escuchado, que éste, no es el caso.

Cuando uno hace un análisis retrospectivo y viaja en el tiempo a días pasados, se topa con algunas verdades, se entera de las alcahueterías de los hechos dentro de un núcleo sagrado que representa un vestuario, y se da cuenta cómo los rumores acercan sostenidamente a Casillas a ese personaje en entredicho que por el bien del Real Madrid todos protegen del ruidoso exterior de la casa blanca.

Todos esos ‘pormenores’, sumados a la, para algunos de nosotros, merma de condiciones de gran portero que ostentaba Iker Casillas, han ido minando las posibilidades de que en Brasil el hoy ‘1’ para Vicente del Bosque siga mereciendo tal condición incuestionable, porque, por lo visto, en su club ya la ha perdido.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. Esta Selección de México pinta seria y responsable
  2. La Familia está en crisis
  3. Esta vez Mourinho está en lo cierto
  4. La culpa no es del chancho, sino de quien le da de comer
  5. Empecemos por la verdad

Tags: , , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios