El malestar blanco

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

La llegada del galés Gareth Bale al Real Madrid por la módica suma de 100 millones de euros ha provocado un cierto malestar en el seno de la plantilla merengue, se reniegue de ello o no, la escandalosa cifra pagada por el futbolista británico es la causa principal en el vestuario del conjunto blanco.

Se pretenda ocultar este tema por donde se le ocurra a quien sea, gente de la cúpula mayor madridista en su mayoría, el elevado salario que percibirá el ex Tottenham Hotspur es la razón principal de un malestar que ya se percibía en los días previos al arribo del galés ‘galáctico’.

La forzada ‘muletilla’ con que el presidente Florentino Pérez obligó a abrir el fuego de la presentación a su nueva estrella, incomodó en el fondo hasta al mismo Cristiano Ronaldo, amén del efecto dominó que generó la compra de Bale con la salida de Kaká y, la más extraña aún, de Mezut Ozil sobre el límite mismo del cierre del mercado de piernas europeo.

Recientes declaraciones de elementos del plantel, Sergio Ramos entre ellos, han dejado claro que la situación general por la que atraviesa el vestidor del Santiago Bernabéu, no está para nada de acuerdo con su mandamás.

Las reacciones en contra de decisiones secundarias, la venta del germano Mezut Ozil al Arsenal inglés para ser más conciso, es un escape para pasarle factura al Señor Pérez por el despilfarro económico que se ha hecho con la compra de Gareth Bale y, paralelamente, opiniones consensuales de los jugadores sobre la errónea gestión deportiva en que se ha incurrido en el conjunto de Chamartín.

Todo el ‘secretismo’ con que se ha manejado la transacción comercial por Bale, tiene su punto de interés de conveniencias políticas-económicas para Florentino Pérez, y todos lo sabemos, desde los jugadores, CR7 el primero, hasta el último de los aficionados… Más aún en Dubai, donde su patrocinador principal no pudo verle en acción ante el Athletic de Bilbao en horario especial ‘previsto’ para que allí debutara Bale el pasado domingo.

A partir de ahora, la presión para el nuevo galáctico blanco será agobiante, y sólo su conveniente respuesta deportiva sobre los terrenos de juego aparcará un malestar que huele a ‘tufillo’ y se puede percibir en los alrededores del complejo deportivo de Valdebebas… y de más lejos también.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. El número 13
  2. La imperiosa necesidad de contar con Gareth Bale
  3. Obediencia debida
  4. Mucho blanco para este ‘Aleti’
  5. ¿Vale tanto Gareth Bale?

Tags: , , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios