Crecerse en la desgracia ajena

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Cuando no hay ventaja clara entre adversarios, ya sea porque el resultado de un trabajo no es superior pese al empeño que se pone por serlo o porque se establece entre dos antagonistas la imposibilidad de destacarse claramente sobre el otro, lo más cercano, en la mediocridad del pensamiento, es desearle desestabilización al rival para poder, entonces, ser el mejor.

En varias ocasiones a lo largo, al menos, del último lustro, ha venido ocurriendo precisamente esto entre el Real Madrid y el FC Barcelona, uno de ellos ha deseado que un hecho desestabilizador ocurriese en las filas del contrincante para aprovechar y, aunque sea anímicamente, sentirse superior.

Como para partir con lo más sustancial, podríamos decir que los catalanes desearon muchas veces, seguramente, la lesión del portugués Cristiano Ronaldo en las filas blancas, y éstos, cualquier impedimento que pusiese al argentino Lionel Messi lejos de los terrenos de juego en las filas del Barça.

A partir de allí, la larga lista de uno y otro bando sería larga y las elección de los siguientes en la lista de ‘imprescindibles’, variaría de equipo en equipo; cuando llegue el turno de Carles Puyol, se retrucaría con Sergio Ramos; si apareciese en la nómina Andrés Iniesta, saldría del lado opuesto Xabi Alonso; a Xavi Hernández se le opondría la figura de Luka Modric; Casillas por Valdés, Jordi Alba por Marcelo, y así hasta completar las dos plantillas.

Esta temporada tanto madrileños como catalanes cuentan con dos nuevas estrellas de reconocido ‘cachet’ que se compararán entre ellos mismos en una lucha aparte; Gareth Bale y Neymar vienen a formar la pareja que faltaba, y en menor medida, la inclusión de Francisco Alarcón, Isco, en el Madrid, tiene ahora su espejo en el azulgrana Francesc Fábregas.

Todo un repertorio de importantes futbolistas que tienen su imagen reflejada en el otro equipo, con figuras de relieve que equilibran tanto ambos conjuntos, que hasta podríamos entender perfectamente una postura de maldición al enemigo y darla por aceptable en el medio de una desgarradora competición entre los que, a tenor de mucha gente, aún, continúan siendo los dos mejores clubes del mundo en la actualidad.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. Obediencia debida
  2. El último clásico sin independizar
  3. Nada es nuevo
  4. El Balón de Oro es para…
  5. La Fidelidad

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios