Apoyemos al Shopping

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Seguramente un gran porcentaje de quien lea este artículo estará de mi lado, pero también, sé que habrá muchos que pensarán lo contrario; habrá los que acordarán que es una distracción amable y otros un incordio desaconsejable el hecho de que las mujeres, esposas, parejas, novias, o lo que sea, de jugadores de fútbol, viajen acompañando a sus maridos en los traslados deportivos, cuando el club de sus queridos compañeros juega en lugares donde el mejor pasatiempo para quien llega allí como turista, es el desenfrenado y atractivo ‘Shopping’.

No existe, o si los hay son pocos, los mortales que desconozcamos que la capital de la Lombardía italiana, Milán, es uno de los centros de la moda mundial, el lugar donde las últimas novedades en cuestión de diseño de ropa se encuentra, ya sea en la deslumbrante Galleria Vittorio Emanuele II, en el punto más álgido de compras de la ciudad, como también en el más recóndito y alejado centro comercial en las afueras de su concurrido núcleo urbano.

Allí, en uno de los mejores sitios del mundo para disfrutar del deporte del despilfarro económico de quienes tienen el dinero para ello, el FC Barcelona abre ante el AC Milan de Massimiliano Allegri su peregrinaje en la Champions League europea.

Y es, precisamente a la popular capital italiana, adonde las parejas sentimentales de Lionel Messi y Cesc Fábregas, Antonella Rocuzzo y Daniella Semaan con sus respectivos retoños, han ido a parar acompañando a sus ‘medias naranjas’.

Me anticipé sugiriendo que habría división de opiniones, porque no se puede ser tan errático cuando se desprende de la pura razón, que en situaciones donde el profesionalismo debe primar ante la desidia del placer, éstas, se mezclen en un sin sentido de lo que debe ser y lo que no.

Tanto Messi como Fábregas, sólo por nombrar a los que no tuvieron la precaución de ‘disimular’ el viaje de sus mujeres, deberían entender que esto no es una profesión de libre albedrío, que ellos se deben a una entidad que les paga y que sus comportamientos, o el de sus parejas al menos, no son los adecuados, porque no puedo permitirme pensar que ambos futbolistas hagan caso omiso de la presencia de sus seres tan queridos a escasos metros de distancia.

No quiero imaginarme que a partir de ahora, el total de la plantilla azulgrana decida acarrear a cada una de sus ‘acompañantes’ con ritmo de parranda y el verdadero negocio pase a ser una actividad complementaria; es decir, primero nos divertimos en familia… y luego jugamos al fútbol.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. El guión lo marcó el AC Milan
  2. El ‘twitter’ de Eladio Paramés
  3. La gran culpa del rondó
  4. Hoy, no hay Liga para este Barça
  5. Il Più Grande Spettacolo

Tags: , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios