Pongamos que hablo de Madrid

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

La parafernalia ‘marketinera’ que los medios de Madrid promocionan con la imagen de Cristiano Ronaldo para la obtención del Balón de Oro por parte del portugués, ya ha comenzado ha plasmarse desde la simple atalaya del Bernabéu a la partidaria redacción del último de los pasquines deportivos que apoyan su candidatura.

Ya cualquier gesto del atacante luso, dentro y fuera de los campos de juego, sirve para el fomento de su exigencia a la FIFA, a través de la propagación del más mínimo detalle, para que el ente que gobierna Joseph Blatter le otorgue el tan perseguido propósito del madridismo.

Cualquier persona alrededor del planeta con acceso a los medios de comunicación, especialmente de la capital española, que pueda verificar cada día de la información deportiva que en ellos se muestran, podrá ser digno testigo de esta devastadora campaña a favor de Cristiano Ronaldo.

Disfrazado ahora de ‘chico bueno’ -no niego que lo sea- el ‘7’ del Real Madrid es paseado en volandas de cada primera página de los medios donde impera el negocio blanco, a sabiendas que en territorio enemigo la contra propuesta del dueño de los últimos cuatro trofeos, duerme en un pedestal que cada vez se inclina más sobre la realidad de su improductividad futbolística.

A partir de ahora, y aprovechando el momento coyuntural, tendremos que estar preparados para enfrentar el ‘bombardeo adulador’ de los ‘forofos’ escribientes y parlanchines de siempre, que pondrán a CR7 en la atalaya de los mejores altruistas de la esfera futbolística por regalar una camiseta a un seguidor del adversario, sin tener en cuenta que en realidad, esta vez, bien podría estar sentado el malo de la película, un tal Franck Ribéry, en la bávara ciudad de Múnich esperando por lo que le corresponde más que a nadie.

Lo más cruel de esta historia no es el hecho en sí de plantear y defender una idea particular sobre gustos, donde siempre los colores tienen prismas diferentes, sino la particularidad de hacerlo en nombre de la imparcialidad deportiva con la impureza de una camiseta blanca puesta.

Difícilmente podamos creer a semejantes ejemplos de pseudos-periodistas con herramientas tan desprovistas de ecuanimidad, aunque deba hacerle caso a los versos hechos canción de Sabina cuando dice… ‘Pongamos que hablo de Madrid’, o mejor dicho, del Real Madrid.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. El Barça en manos del Real Madrid
  2. El día después del Madrid y del Barça
  3. ¿La LFP “ningunea” al Real Madrid?
  4. La realidad de este Atlético de Madrid
  5. No leo, no escucho, no hablo. Sólo hago

Tags: , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios