El fruto del trabajo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Hoy por hoy, sin posible discusión sobre el tema, Cristiano Ronaldo se ha ganado, por derecho adquirido, la razón de ser considerado el mejor jugador del mundo por sobre el argentino Lionel Messi; en la eterna comparación, el jugador del FC Barcelona se encuentra futbolísticamente, desde hace un buen tiempo, muy por debajo de la producción del crack portugués.

Mientras CR7 ha sabido granjearse el lugar que le acreditamos con un trabajo considerable y un tesón monumental, el sudamericano ha sido una sombra de aquél futbolista merecedor a tal distinción que desde hace casi 2 temporadas venía ostentando, y que en la actualidad ya ha dejado en manos del delantero del Real Madrid.

Cuando uno define, o trata, a Cristiano, a propósito de nombrarle como delantero, se da cuenta que el calificativo de atacante le queda cada vez más distante e ínfimo en la consideración de lo que hoy trasunta el luso sobre un terreno de juego, donde su desgaste físico y entrega futbolística han venido siendo un sinodal de constancia, perseverancia, y demostración, de lo que debería ser un jugador completo.

A la zaga de Don Alfredo Di Stéfano, otro referente mundial que también paseó su categoría por el Santiago Bernabéu, CR7 no hace sino honorificar el nombre de la Saeta Rubia argentina con un despliegue digno de los incansables protagonistas de epopeyas ligadas a gestas de asombro como lo que nos entrega el portugués en esta etapa de su carrera profesional.

La clase que ha demostrado Cristiano este último ciclo deportivo, tanto en su club como en la selección de Portugal que dirige Paulo Bento, es de destacar con letras en mayúsculas; gracias a él, su equipo nacional acaba de clasificarse al Mundial de Brasil en repechaje ante la Suecia de Zlatan Ibrahimovich, con una verdadera demostración de poderío puesto de manifiesto por enésima vez este año.

En frente, en la casa del ´teórico´ enemigo en la carrera por el Balón de Oro para esta temporada, la desazón y la impotencia de la pérdida es la que impera, esa sensación de entender tras mucho tiempo de dejadez, conveniencias económicas, y vagancia física, que el camino elegido tras la salida de Josep Guardiola del conjunto azulgrana, no ha sido el más adecuado.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. 4 Balones de Oro contra sólo 1
  2. El Balón de Oro es para…
  3. La maldita “sombra” de Lionel Messi
  4. Fruto del cambio en España
  5. Un final y un inicio de mala racha

Tags: , , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios