El idioma

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
Loading ...

Muchas veces, amen de la opción puramente lúdica, a la empatía meramente futbolística me refiero, uno se pone a pensar en las razones de las faltas de entendimiento que puedan existir entre compañeros de equipo, y de como la visión externa a un vestuario está orientada, casi exclusivamente, a lo que pueda resolver el diálogo con un balón de por medio.

En el fútbol europeo, sobre todo, y porque es adonde se genera la mayor cantidad de transferencias de jugadores de distintos orígenes, por aquello de la capacidad económica de los equipos del viejo continente, es donde apreciamos que sucede con mayor frecuencia este fenómeno que tiene, en alguna medida, un mínimo coste de adaptación en cada inicio de temporada.

Hay casos en que, estudiándolos, las razones bien nos podrían llevar a entender que ese ensamblaje de personalidades suele no ser tan fácil y que se necesita un tiempo prudencial para acostumbrarse al nuevo ambiente.

Hay casos particulares que derivan en los tiempos de adaptación al juego de conjunto, y en donde muy poco puede hacer el entrenador, el preparador físico o los propios compañeros del ‘recién llegado’, si el sujeto en cuestión padece de capacidad de acostumbrarse rápidamente a un nuevo vestuario, y que conste que se puede hablar aquí no sólo del idioma.

Sin embargo, de ésta, de la lengua materna de quien arriba a un nuevo lugar, dependerá en cierta manera su funcionamiento sobre un terreno de juego; allí, no bastará con ser buen jugador y tener aptitudes correspondientes a una correcta profesionalidad, porque a veces la falta de entendimiento con el camarada de juego necesita de un periodo de aclimatación y de la capacidad del ‘colega’ para una rápida transformación de ambos que resulte en ganancia para la institución en cuestión.

Con esto queda en claro que, en principio, es importante la conducta de los ‘socios’ de juego, quienes se deberán adaptar en una sociedad multidisciplinaria y moderna como la actual, a brindar ayudas en situaciones inmediatas sin complicar las directrices de comunicación a favor de las causas comunes, que no es otra que el bienestar deportivo del club.

Robert Eizmendi – Corresponsal España

 

Related posts:

  1. El idioma del vestuario
  2. El idioma catalán también le cuesta a Cruyff

Tags:

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (0)
    Loading ...
Comentarios