No es lo mismo, Sean

  • 28 de September de 2011 a las 1:26 am EDT | por Raul Stolk |
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2)
Loading ...

Sean Penn nunca dejará de sorprenderme. Ahora el polifacético actor y activista –de lo que sea- es un hombre de fe. O por lo menos eso nos da a entender en la foto de la izquierda, donde aparece con cara de conejo alumbrado, durante el servicio ecuménico por la sanación de Hugo Chávez Frías celebrado en la ciudad de Nueva York.

El señor Penn es uno más del desfile de celebridades activistas (Naomi Cambell, Danny Glover, Kevin Spacey y, por supuesto, el ya mentado Oliver Stone) que han visitado y expresado su apoyo al Presidente Chávez. Tamaña contradicción, pues el pintoresco presidente caribeño acostumbra defecar a diario sobre los derechos civiles que estas personas pretenden promover y defender.

Pero este fenómeno está lejos de ser una nueva tendencia. A través de los años nuestras autocracias han recibido las más célebres visitas. Para nuestros dictadorcillos, estas citas representan la oportunidad de embarrarse en glamour hollywoodense y, quizás, enviar un nuevo embajador de buena voluntad al “mundo libre” (o el “imperio” dependiendo del lado del que se mire). Para las luminarias del cine y la moda, representa la oportunidad de vestirse de safari, comer en los mejores restaurantes lugareños –todavía con atuendo de safari- y retratarse con algún personaje, que si la buena providencia lo permite, se convierta en digno candidato para adornar alguna pared de una mansión en Malibú o Beverly Hills (como alternativa, algunos adoptan niños en Malawi).

La explicación a lo anterior, posiblemente la podamos encontrar, dentro de una de dos razones.

La primera, un muy común error de los liberales norteamericanos de identificarse con la izquierda latinoamericana. Estereotipando un poco, los de corriente liberal en los Estados Unidos tienden a ser de una élite preparada y su inclinación a tendencias de izquierda se encuentra influenciada por el socialismo de los países nórdicos. En America Latina se baila otro tango, la izquierda viene en vivo y directo del comunismo soviético, ese de la guerra fría cuando los rusos eran (más) malos. Del caribe para abajo se utiliza como herramienta de manipulación de masas poco instruidas (estereotipando un poco).

Por otro lado, para los rebeldes sin causa –menos educados que los del párrafo anterior, como el caso de nuestro amigo el de la foto-, la izquierda siempre dará cierto status de forajido, a pesar de que el senador McCarty está bien enterrado. Ese revanchismo contra el gobierno de los Estados Unidos, de este lado, suele verse como una pataleta infantil.

Pasa lo mismo con la derecha en Latinoamérica. Muchos latinos en los Estados Unidos, en rechazo a lo que conocen como izquierda, tienden a plegarse a los Republicanos –quienes gratamente aceptan los votos-. Pero esa es otra historia.

La segunda razón es menos complicada y más ordinaria: dinero.

@raulstolk

Tags: , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2)
    Loading ...
Comentarios
Mostrando -49 - 1 de 5
    Mariana Atencio
    10:54 am
    September 28th, 2011

    Buenísimo tema, y muy actual mientras veo las imágenes de Susan Sarandon protestando en Wall Street. Ahora no me queda claro, cuál es el socialismo de los países nórdicos?

    Raul Stolk
    9:33 pm
    September 28th, 2011

    Los países nórdicos (Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia) han logrado combinar muy bien al socialismo (especialmente en temas de educación y salud) con un sistema democrático que protege los derechos individuales de sus ciudadanos. Hablando de la Sarandom, quizás un buentema para el próximo post sea el de los “indignados”. Saludos!

    Soledad Morillo
    11:23 pm
    September 28th, 2011

    Ya no hay espacio para los rebeldes sin causa. Ni para cometer errores, porque no los pagan ellos sino otros que no tienen la fama de ellos.

    Celina Canales
    1:13 am
    September 30th, 2011

    Coincido contigo! Creo que algunos se dejan dislumbrar por una izquierda idealizada que nada tiene que ver con la realidad. Aquí en México cuando el movimiento zapatista EZLN surgió prometiendo luchar por los derechos de los indígenas Europeos llegaron a Chiapas para apoyarlos. Luego se sorprendieron de que el subcomandante Marcos de indígena no tenía nada y que los intereses del grupo iban más allá de ayudar a los pobres.

    dionsi
    11:24 am
    October 14th, 2011

    Al igual que los otros personajes que mencionó en su artículo, el Sr. Penn pasa solo 2 o 3 días en Venezuela y se va sin tener idea de lo que realmente ocurre en ese país. Chavez lo lleva a ver sus ” montajes de película ” y no la triste realidad de un país ” destartalado ” por todas partes!!