Esa maldita pared

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1)
Loading ...

Soldado vigila la frontera con México

Esa maldita pared
Yo la voy a romper algún día
Para que no pueda más
Interrumpir nuestras vidas -Roberto Ledesma

La ocupación, protesta, manifestación popular o plantón que hoy tanto preocupa e indigna a banqueros, inversionistas, corredores de bolsa, políticos de derecha, aseguradoras y élites sociales de “Wall Street, o Calle de la Pared, cumple tres semanas, miles arrestos y atropellos y abusos por parte de las autoridades. Todo esto sucede ante unos medios ajenos y reacios a trasmitir, en su debido contexto, la realidad de lo que allí pasa: el inicio de una revolución pacífica.

La historia de esta valiosa propiedad raíz, ‘Wall Street’o Calle de la Pared, es una similar a la de la Pared que ahora se construye al sur del país en la frontera con México: ambas levantadas para mantener a ‘indeseados’ afuera y privilegiados adentro.

Por allá en el siglo XVII, los holandeses que por ese entonces poblaban ese sector de Manhattan, construyeron una pared de 4 metros de altura (aproximadamente 12 pies) para protegerse de ataques y mantener a raya a piratas y a las tribus nativas del área. Las tribus siendo los debidos dueños del territorio.

La Pared del sur es un poco más alta, más larga, mucho más vigilada y se construye para mantener afuera a ‘trabajadores desplazados’, víctimas de nuestras políticas económicas y de relaciones exteriores puestas al servicio de las multinacionales que tienen sus sedes en Wall Street.

Tal vez la gente no se haya dado cuenta pero es allí, detrás de esa Pared en Wall Street, y a puerta cerrada, donde se fraguan los embargos, las reposiciones de casas, los despidos masivos, el valor de la moneda, el costo de la canasta familiar, se fijan precios al incauto consumidor y se desaparece el dinero de planes de pensiones.

Allí es la Zona Cero, donde laboran los que nos quitan el empleo y nos dejan sin techo y sin el pan de cada día, mientras se auto asignan sueldos, primas y bonos multimillonarios obtenidos a costa del trabajador común y silvestre y del estado – o sea nosotros, que los rescata cada vez que se ven al borde de la quiebra. De allí es de donde emana el distorsionado mensaje antiinmigrante que difunden los grandes conglomerados de comunicación que están a su servicio.

Tal como lo hicieran sus pobladores invasores hace casi tres siglos, hoy levantamos una pared en nuestra frontera con México para impedir que, según el distorsionado mensaje que propagan los grandes medios de comunicación, ‘vengan estos ilegales y nos quiten los trabajos, abusen de los beneficios sociales y de nuestro sistema de salud y de educación’. Mas no agregan que también, como los indígenas de Manhattan, fueron ellos, los ‘ilegales’ sus primeros pobladores.

Sin embargo, quiero pensar que esta Ocupación, manifestación, protesta o plantón sea el principio de lo que vaticinó hace ya más ocho lustros el asesinado candidato del Partido Demócrata, Robert F. Kennedy cuando se dirigió a un grupo de estudiantes peruanos y les dijo:
“La responsabilidad de nuestro tiempo es liderar una revolución. Una revolución que si somos los suficientemente sabios; será humana, si de veras nos importa. Exitosa, si somos lo suficientemente afortunados. Mas esta revolución vendrá querámoslo o no. Podremos afectar su carácter: mas no podremos alterar su inevitabilidad… América es, después de todo, una tierra que va camino a ser un continente que se fermenta, una tierra que jamás deja de cambiar ni de crecer. Nuestras acciones nos definen. Somos los hijos y los herederos de revoluciones y cumpliremos con nuestro destino siempre y cuando adelantemos esa lucha que comenzó en Santa Fe en 1850, que siguió en Filadelfia en 1776 y en Caracas en 1811 y que continúa hasta el día de hoy”.
El día de hoy, a partir del mes de septiembre del2011, esa revolución se hace latente de nuevo en Wall Street.

La de Kennedy, es una revolución sin fronteras, sin Paredes. Esperemos que también se levante una voz del otro lado del espectro político y le haga eco a la de Ronald Reagan, cuando dijo en Berlín: ¡Tumben esa pared!

Mientras, tal como lo canta el cubano Roberto Ledesma: “Ahí está la pared que no deja que acerquemos…”

Miguel Sarmiento es periodista colombiano, fue director de El Diario/La Prensa Nueva York, y escribe el blog “En Medio de los Medios” para Debate Latino.

Tags: , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1)
    Loading ...
Comentarios
Mostrando -49 - 1 de 1
    Mariana Atencio
    5:33 pm
    October 3rd, 2011

    Crees que podramos hacer una revolución sin conciencia de nuestro poder como hispanos, sin conciencia del voto latino y además con divisiones extremas, ya que, tenemos preferencias heterogéneas? Por otro lado, estoy impactada por las protestas en Wall Street, el descontento general nos ha llevado a esto…quizás es el tema del próximo post?