El legado de Steve Jobs para los inmigrantes

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (0)
Loading ...

Uno de los más grandes innovadores de nuestro tiempo ha muerto. El hombre que revolucionó la forma en que recibimos y usamos la información, el general de la revolución digital y del conocimiento se fue muy pronto, a los 56 años.

Jobs deja un legado universal como emprendedor, visionario y hombre de negocios. Su trabajo tocó la vida de millones de personas. Pero, ¿qué tenemos en común los hispanos con el genio que hizo de Apple la compañía más valiosa de Estados Unidos? 

Jobs fue hijo de una madre estadounidense y de un padre Sirio, por lo que llevaba en las venas un origen inmigrante. Sus padres biológicos decidieron ponerlo en adopción, por lo que fue acogido por la pareja formada por Paul y Clara Jobs. En el seno de esa familia creció enfrentando los retos de cualquier individuo de clase trabajadora.

Steve desertó de la universidad porque pensó que era injusto que los ahorros de toda una vida de sus padres adoptivos se consumieran en su educación. Tan sencillo fue su origen que la primera sede de la compañía Apple fue dentro del garage de su casa.

A pesar de su origen y formación humilde, Jobs no renunció a ejercer sus talentos, a desarrollar bellos productos, recuperarse de caídas y construir innovadoras plataformas que simplificaron nuestras vidas, al tiempo que resultaron ser un gran negocio.

Como muchos hispanos que han alcanzado el éxito, la historia de Steve Jobs sólo pudo ocurrir gracias a la excepcionalidad de Estados Unidos, una nación en la que no es raro ver que el talento y la disciplina superan los privilegios de las castas.

Cuando un estudiante cambie los pesados libros de papel por las versátiles versiones digitales, o cuando cualquiera de nosotros disfrute la multifuncionalidad de los teléfonos móviles que los ha hecho “artículos de primera necesidad”, el legado de Jobs seguirá presente.

Siempre he tenido fascinación por las mentes creativas, las que construyen e innovan, igual que siendo desdén por los perezosos que critican gratuitamente, sin aportes. Por eso entiendo la pérdida de Jobs como una muy grande para este país.

Con base en ese testimonio de vida, me gustaría ver que los jóvenes hispanos se mantengan positivos e indomables para alcanzar sus metas. Y que estén convencidos de que no hay imposibles bajo el credo Jobs: “haciendo lo que les gusta, y háganlo con constancia, vivan sus sueños y compartan sus pasiones”.

@arosaslandam

Antonio Rosas-Landa es periodista radicado en Chicago, aunque originario de la Ciudad de México. Se desempeñó como editor de la página editorial de las tres ediciones del diario en español de “Tribune Company”. Actualmente escribe el blog “Punto de Encuentro” para Debate Latino. 

Tags: , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (0)
    Loading ...
Comentarios