La HB56 y el taxista

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (0)
Loading ...

BIRMINGHAM, Alabama – El taxista afroamericano que nos transportó lo resumió mejor que cualquier activista o funcionario público opuesto a la HB 56 de Alabama: no es una ley efectiva desde el punto de vista humanitario ni económico, y opinó que con la negativa historia de Alabama en materia de relaciones raciales y derechos civiles, la imagen que está proyectando el estado a la nación y al mundo es lamentable.

A menos de una semana del fallo de una corte de apelaciones que bloqueó temporalmente porciones de la HB 56 mientras se dilucidan las apelaciones en contra de la ley, el tema figura en cualquier conversación casual.

“Soy nacido y criado en Alabama y he visto de todo, desde el crecimiento de la ciudad de Birmingham hasta las relaciones raciales….Mucha gente murió aquí en la lucha por los derechos civiles. Y todo estaba bastante bien para todos hasta que surgió esta cosa contra los latinos, los mexicanos que están sin papeles. Esto está causando muchos problemas”, dijo.

“Está provocando tensiones que no son necesarias”, agregó.

La segregación racial del pasado se hace presente en una medida que trata de arrinconar a la comunidad inmigrante al punto de provocar un éxodo a otros estados.

Pero el taxista cree que lo ocurrido con la HB 56 está arraigado en razones raciales y económicas entremezcladas. Muchos resienten, indicó, “que haya personas que no hablen inglés”, pero tengan acceso a beneficios públicos para sus hijos que son nacidos aquí y son ciudadanos.

Y el panorama económico es tan negativo, añadió, que los autores de la ley buscaron un chivo expiatorio, los indocumentados, a quien culpar por los males económicos del estado. De hecho, uno de los argumentos de los autores de la ley es que liberará trabajos para los ciudadanos de Alabama, aunque la práctica no ha confirmado la teoría.

“Hay mucho de eso, pero con la economía como está, la mayoría de los trabajos que hacen los latinos, ni los afroamericanos ni los blancos los quieren hacer…No sé si eso funcionará, que los trabajos que hacen los latinos sean ocupados por ciudadanos, pero sé que no me parece justo. Son trabajadores migrantes y si son buenos en lo que hacen, pues son buenos. Trabajan duro cuando hace frío y cuando hace calor. Esta ley no es buena. Afectará la economía”, señaló.

“Además no creo que la Constitución se diseñara para que los estados estuvieran escribiendo sus propias leyes de inmigración. Esto es un asunto federal. Ya hay otros estados frustrados que creen que el gobierno no está haciendo lo suficiente para controlar la inmigración, pero no se supone que estas cosas sucedan. No sé que pasará, pero creo que llegará a la Suprema Corte…Lo garantizo”, apuntó.

La imagen que Alabama está mostrando al país y al mundo es lamentable, continuó.

“Hay personas que creen que Alabama sigue segregado. No es así, aunque seguimos teniendo asuntos que resolver. Sigo pensando que el mal ambiente económico es lo que los obligó (a los promotores de la ley) a hacer esto. Y es descabellado porque yo, como taxista, puedo subir a alguien y si un policía me detiene y sospecha que ustedes, por ejemplo, no tienen documentos, se los piden y si resulta que ustedes no tienen, a mí me pueden acusar de transportar indocumentados. Una locura. Han ido demasiado lejos”, agregó.

Su despedida lo resumió todo:

“Es una mala imagen para Alabama cuando nosotros todavía estamos tratando de sacudirnos la imagen que teníamos”.

Tags: , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (0)
    Loading ...
Comentarios