Se busca Cain “latino”

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (0)
Loading ...

Herman Cain está volando en la carrera por la designación del partido republicano para pelearle la presidencia a Obama en las elecciones de noviembre de 2012. La fórmula: ser tan antiinmigrante como lo exige su aspiración.

Hasta el arrogante sheriff Arpaio se le ha quedado corto a este empresario, columnista  y pastor de 65 años que, entre chiste y chanza, propuso poner una cerca electrificada en la frontera sur de Estados Unidos y México. También planteó la posibilidad de que se prohibiera la construcción de mezquitas en Estados Unidos, argumentando que el islam no es una religión.

Cain puede decir y proponer lo que quiera. De todos modos, si las elecciones fueran hoy, ni él ni ningún otro aspirante republicano le ganaría a Obama, según las últimas encuestas. Pero esto no es problema para él. Lo importante para Cain es que ya hizo todo el ruido necesario para “deslumbrar” a su partido (lo adoran en el Tea Party) y darse un champú de popularidad que ya trascendió a Washington.

El ex presidente de Godfather’s Pizza se está robando el protagonismo político, además de los titulares y las primeras planas de los medios nacionales e internacionales semana a semana. Justo lo que quería y necesitaba.

Caín ya ganó su apuesta

Por más credenciales que tuviera ante los empresarios, la comunidad afroamericana y alguno que otro grupo político, Cain sabía que era impensable llegar al tope de popularidad que hoy tiene en las encuestas, por encima de los encopetados Romney y Rick. Menos soñaba con ganar la presidencia de Estados Unidos -al menos en este intento. Pero sí ganó mucho terreno, respeto y reconocimiento. Y probablemente tendrá influencia en Washington y en su partido. Y podrá volver a soñar.

Desgraciadamente no hay un Cain latino.  La paradoja es que ya en 2010 los hispanos demostraron que sí tienen poder electoral, pero esa fuerza en las urnas no se ha traducido en poderío político. Para colmo, la mayoría de los latinos que llegaron al poder en las elecciones de mitad de período no se sienten comprometidos a defender a los inmigrantes, sino todo lo contrario.

No hay un Cain latino que haga ruido y defienda a los hispanos y sus necesidades, aunque sea para ganar reconocimiento e influencia. Recuerdo la columna de Jorge Ramos citando a los nuevos hispanos republicanos que llegaron al poder -nacional y regional- y cómo, en casi todos los casos, lo lograron enfrentándose a los indocumentados.

Desde Susana Martínez, la primera hispana en ganar una gobernación, que propuso quitarles la posibilidad a los indocumentados de obtener licencias de manejar en Nuevo México, hasta Marco Rubio, senador por el estado de la Florida, conocido por su negativa a una reforma migratoria que permita legalizar a 11 millones de indocumentados, entre los políticos latinos no se vislumbra ningún Caín.

Estamos rodeados de otro tipo de “Caínes”.

@ipsofactweet

Tags: , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (0)
    Loading ...
Comentarios