Nuevo voto de castidad en México

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (0)
Loading ...

Amor Adolescente, por Made Underground en FlickrCon la invitación a firmar un documento titulado Promesa de guardarme para el matrimonio cerró esta semana el programa de valores para estudiantes de primaria, secundaria y preparatoria en el municipio de García, al norte de México.

El objetivo del curso Yo me espero es reducir la actividad sexual entre los jóvenes de la entidad. Según el alcalde Jaime Rodríguez, en los últimos tres años se registraron 3 mil embarazos entre los menores de 15 años.

La promesa que firman los alumnos – de forma voluntaria y con un testigo – reza lo siguiente:

“Creyendo en que voy a guardarme para el matrimonio, hago este compromiso para mí, mi familia, mis amigos, mi futuro (a) cónyuge y mis futuros hijos”

“(Compromiso) de practicar la abstinencia sexual desde este día y hasta aquel en que entre en un compromiso matrimonial dedicado, monógamo y para toda la vida”

La idea seguramente fue tomada de los pactos de pureza que ganaron popularidad en Estados Unidos durante el gobierno de George W. Bush.

The Silver Ring Thing, uno de los más controversiales por haber recibido fondos federales y ser un movimiento que basa la educación sexual solamente en la abstinencia, promueve el uso de un anillo como símbolo del compromiso de permanecer vírgenes hasta el matrimonio.

Ahora una iniciativa similar llega a México, con la posibilidad de repetirse y replicarse en distintas regiones del país.

Nadie puede disputar el hecho de que en América Latina miles de adolescentes – hombres y mujeres – sufren por haber tenido relaciones sexuales prematrimoniales.

Enfermedades de transmisión sexual. Embarazos no deseados. Hijos no deseados. Madres solteras. Abortos.

De acuerdo a la Unicef, las mujeres que nacen en pobreza duplican sus probabilidades de permanecer en pobreza si tienen hijos demasiado temprano. Además, aumentan sus probabilidades de ser desempleadas, sufrir depresión y hacerse dependientes de las drogas o el alcohol.

Sin embargo, la solución no está en programas de pureza, castidad y abstinencia angelical hasta la llegada de la esposa o el marido eterno.

Lo único que logran estas iniciativas es que los chicos y chicas que firman el pacto participan en la penetración vaginal más tarde que el resto de sus compañeros. Pero no sin corolarios imprevistos:

1. Aumenta la probabilidad de que recurran a al sexo anal o oral con la idea de que así permanecen vírgenes.

2. Cuando eventualmente tienen una penetración vaginal – cosa que sucede en la mayoría de los casos – disminuye la probabilidad de que utilicen el condón. Como habían prometido renunciar a las relaciones sexuales,  generalmente no están preparados con un preservativo o, en ciertas ocasiones, evitan métodos de protección por completo porque lo consideran pecado.

Estas conductas los ponen en riesgo, entre otras cosas, de enfermedades de transmisión sexual.

Lo mejor sería una educación sexual completa que incluya información explícita sobre el acto, formas para protegerse de infecciones y acceso a métodos anticonceptivos.

Desde temprana edad es necesario preparar a los adolescentes para que, cuando llegue el momento, puedan tomar una decisión responsable sobre su cuerpo y su vida íntima.

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Herramientas Interactivas
  • Valoración
  • 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (0)
    Loading ...
Comentarios
Mostrando -49 - 1 de 1
    charger440
    4:57 pm
    November 7th, 2011

    me parece estupendo! por fin alguien hablando con inteligencia.Bien por todos esos maestros y alumnos,
    eso es lo que se deberia hacer en todo el mundo.